Bienvenidos

Este sitio está orientado a la educación y la formación ciudadana.
Ubicación: República Argentina, Provincia de Buenos Aires, San Nicolás de los Arroyos.

15 de enero de 2008

¿Se debe decir "La Presidente" o "La Presidenta"?

Desde que tenemos una mujer en el Poder Ejecutivo Nacional, he visto en muchos sitios de Internet y en conversaciones personales, así como he escuchado en radio y televisión, que se expresa “la Presidenta” en muchas ocasiones. Esto, considero, es incorrecto.

Veamos…

Una cuestión constitucional: Se debe expresar “Presidente”

En la Constitución Nacional, en su artículo 87, leemos: “El Poder Ejecutivo de la Nación será desempeñado por un ciudadano con el título de “Presidente de la Nación Argentina”.

Es decir, no existe el cargo de “presidenta” para el Poder Ejecutivo de la Nación.

Una cuestión de la lengua castellana: Se debe expresar “Presidente”

El género de los sustantivos no es predecible. Nada hay en el sustantivo “escritorio” o en el “ventilador” que lo haga masculino. Tampoco hay algo en el sustantivo “impresora” o “cuchara” que lo haga femenino. Por ello, debemos tener en cuenta que el género de los sustantivos es convencional.

No obstante, los sustantivos tienen que clasificarse en un género cuando se combinan con otras palabras. Por ejemplo, “la” computadora, “el” televisor.

Entonces, cuando hablamos de “presidente” (participio activo) como termina en “e”, puede corresponderle ser masculino o femenino: “el” presidente, “la” presidente.

Por ejemplo: ¿Les parece bien decir “presidento” o “gobernanto” o “gerento”?

Por lo general los sustantivos terminados en “e” son neutros (presidente, gobernante, gerente). También encontraremos profesiones terminadas en “a” como dentista, artista, concertista, malabarista, etc.) y designan ambos géneros, masculino y femenino.

Por ejemplo: ¿Les parece bien decir “dentisto” o “artisto” o "concertisto" o “malabaristo”?

Otro caso. Es correcto expresar “el juez” o “la juez” e incorrecto “la jueza”.

Otros ejemplos…
  • El astronauta, la astronauta.
  • El amante, la amante.
  • El cantante y la cantante.
  • El pariente y la pariente.

Una cuestión de género: Se debe expresar “Presidente”

Decir “Presidenta” porque la persona que ejerce el poder es mujer no tiene sustento. Ya de por sí “la Presidencia de la Nación” está expresado como femenino. En masculino tenemos “el Poder Ejecutivo de la Nación”.

Finalizando

Cada uno habla como le parece. El propósito de la presente publicación es dejar en claro lo que corresponde, es decir, "presidente". Si alguien quiere expresarse con "presidenta", que lo haga, es una decisión personal.

Saludos.

401 comentarios:

  1. Al fin alguien que lo dice y aun mejor , lo explica!...
    A mi me lastimaba el oido cuando decian "presidenta" sabia que algo estaba mal pero no que...aca al mas grande escritor de blogs del que he tenido el honor de leer lo explica..Sos un grande.

    ResponderEliminar
  2. Cuando Cristina Fernández de Kirchner fue elegida presidenta, defendí su derecho de usar el título en la forma femenina con argumentos lingüísticos ( "Presidenta se escribe con a" , 5-11-2007). Sostuve entonces (y me gané las iras de muchos opositores, que llegaron a decir que ellos iban a llamarla "presidente" solo por no darle el gusto) que la Constitución debía interpretarse en la lengua en que estaba escrita y que en español el masculino es genérico, que los cargos se nombran en su forma masculina, pero que, cuando se refieren a la persona que los ejerce y esa persona es una mujer, si el título es una palabra de dos terminaciones debe usarse la forma femenina. Expliqué que la Constitución no había necesitado ser reformada para incorporar senadoras, diputadas y juezas , y que de la misma manera se podía llamar presidenta a una mujer que ejerciera la primera magistratura.

    ResponderEliminar
  3. Hola David:
    Entiendo tu postura y creo que es positivo el disenso.
    Mi posición es otra.
    Como explico en el texto, me parece que en castellano es claro que "presidente" no es masculino y por eso no hace falta un femenino. Igual pasa con "juez", no es masculino.
    Me gustó esa actitud de llevarles la contra, me encantó eso de "solo por no darle el gusto".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A mí también se me presentó la misma duda y siempre pensé: se dice "PRESIDENTE" (o sea, la president'e'). Hoy mi profesora de Literatura (estoy en primer año del C. de Especialización) reavivó la duda y busqué.

    El problema está en que la RAE admite el uso de la palabra PRESIDENTA (http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=presidenta) como femenino, pero la Constitución de nuestro país no contempla la existencia de un cargo denominado así.

    De modo que si hablamos de la Presidenta, no nos referimos a nadie en realidad.

    ResponderEliminar
  5. Hola Víctor:
    Somos muchos los que estamos enojados con la RAE porque en los últimos años admitió cualquier cosa. Por ejemplo, admitió "dotor" por "doctor" ¡imaginate!
    En nuestra Constitución no está y, como bien decís, decir "presidenta" es referirse a nadie.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. De acuerdo con todos, disgustada con la RAE también. Entonces es LA CLIENTE con ese criterio.
    No me termina de quedar en claro en otros casos: si hablamos de cargo tesorero en femenino es LA TESORERO? y contador LA CONTADOR?(QUE NO TERMINA CON A O E COMO "PRESIDENTE")porque en el último caso suena mejor LA CONTADORA, pero aún tengo mis dudas en ese caso en particular. Muchas gracias!!! Aún más por existir.

    ResponderEliminar
  7. Hola Luciana:
    Como lo veo, tus ejemplos parten de palabras que son masculinas y sí tienen sus femeninos. Exite tesorero como masculino y tesorera como femenino.
    El cliente y la cliente. Como son palabras sin sexo explicitado, es el artículo el que le determina el género.
    Presidente no termina con una o ni con una a, es a-sexuada.
    Mil gracias a vos.

    ResponderEliminar
  8. Según la RAE es válido usar "la presidente" por los motivos explicados en el artículo y también es válido usar "la presidenta" dado que existe dicha palabra.
    La discusión sobre si la RAE debe o no ceder ante los cambios sociales de usos y costumbres puede ser eterna, pero lo cierto es que ambas expresiones en la actualidad son válidas.
    Cualquiera puede decir "no, para mi no es correcto decir presidenta porque la RAE no debería haber introducido ese término", pero lo cierto es que decir algo así simplemente es una opinión y guste o no el único referente regulador de la lengua española es la RAE y en relación a lo que dice la RAE nadie puede corregir a otro tanto si este otro dice "la presidente" como si dice "la presidenta".

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Víctor, entiendo perfectamente lo que expone, pero (y aquí está la cuestión) la RAE no es una Institución Con Suma de Poder Público y factible de ser criticada en sus decisiones.
    Es más algo que tiene que ver con el "sentido común". Los fundamentos por los cuales aceptó "presidenta" (basados en la cuestión de género) son totalmente errados ya que "presidente" no ocasiona ningún conflicto o problemática de género.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy de acuerdo con los cambios que se van dando en el lenguaje en respuesta a los cambios que se dan en la sociedad. Ahora, con lo de “presidenta” estoy de acuerdo con Federico. Aunque por otro lado, entiendo lo que plantea David… y es probable que pueda yo cambiar de trinchera dependiendo de con quien me toque discutir el asunto…

    Pero la verdad es que ese cambio puntual me parece condescendiente e innecesario. Justicia, libertad, bondad, guerra, identidad, alegría… ¿Deberíamos decir “el guerro” ya que las guerras las hacen principalmente los hombres? El justicio, el libertado, el bondado… etc. Me imagino oraciones nuevas como “esto es de un injusticia atroz”. No se si estoy preparada para ello :P

    Saludos, y muy bueno el blog.

    ResponderEliminar
  11. ups, quiero decir "esto es de un injusticio atroz"

    ResponderEliminar
  12. ¿Presidente o presidenta?
    En español existen los participios activos como derivados verbales.

    El participio activo del verbo atacar, es atacante.
    El de sufrir, es sufriente.
    El de cantar, es cantante.
    El de existir, existente.

    Un Mal ejemplo sería:

    La pacienta era una estudianta adolescenta sufrienta, representanta e integranta independienta de las cantantas y también atacanta, y la velaron en la capilla ardienta existenta.

    Qué mal suena ahora Presidenta..., no?
    Es siempre bueno aprender de qué y cómo estamos hablando....

    Además en lugar de :
    El perro es el mejor amigo del hombre,
    Pará qué diablos decir:
    El perro y la perra, son los y las mejores y mejoras amigos y amigas, del hombre y de la mujer.

    ResponderEliminar
  13. Veamos: Primero, te quejás de que la presidenta diga que es "presidenta", porque argumentás que tal palabra no existe. Luego, te demuestran que sí existe, ya que la RAE incluye tal palabra. De hecho, si la buscamos, dice lo siguiente:

    presidenta.

    1. f. Mujer que preside.

    2. f. presidente (‖ cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).

    3. f. presidente (‖ jefa del Estado).

    4. f. coloq. Mujer del presidente.

    Con lo que terminás cayendo en un juego de chicanas tan propio de los que hoy son oposición: si Cristina, por ejemplo, toma alguna medida, seguramente va a ser considerada "arbitraria" y "polémica" por los medios, pero si el gobierno da marcha atrás con la medida, dirán que "Cristina se vio obligada a dar marcha atrás" (y ejemplos de esto sobran). Gataflorismo, que le dicen.

    ResponderEliminar
  14. Hola Pablo:
    1) No es una queja, es una advertencia sobre lo mal que conocemos a nuestro idioma.
    2) La RAE es muy cuestionada por la gente que sabe de lengua castellana. Que la RAE haya convalidado "presidenta" no significa que esté bien utilizada la palabra en nuestro idioma. Te doy otro ejemplo: La RAE convalidó "dotor" ¿te parece bien?
    3) ¿Qué chicana considerás que hice? Releo y sólo veo argumentos, pero chicanas, ninguna.
    4) ¿Qué tiene que ver con esto lo que decís sobre las medidas de gobierno? No entiendo un comino lo que quisiste decir con esto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. 1 - Y, pero... ¿Qué parámetros vamos a usar si no son los de la RAE? Porque si no, listo, no tiene sentido discutir nada... Te guste o no te guste, las palabras "válidas" las designa la Real Academia. Podés no estar de acuerdo, pero de ahí a decir que se usa mal el idioma porque no te gusta que figure "presidenta"... Es cualquiera.

    2 - Y, para cuestionar, podemos cuestionar todos. La RAE está integrada por, justamente, "gente que sabe de lengua castellana". Y que convaliden "dotor" no me parece bien, me parece MUY bien. También hay palabras como "puta", "culo", "verga" y demases, ¿Y qué?. Y esto es así porque son palabras que usa todo el mundo. Las palabras a incluír no las inventa un grupo de eximios catedráticos de la lengua española, las inventa la gente. Y si hay gente (mucha gente, de muchos países, en este caso) que dice "dotor", pues que se incluya.

    3 y 4 - Estaba haciendo una comparación con actitudes que se me hacen similares a la que tomaste con respecto a tu artículo. Escribiste un artículo, te demostraron que el término sí existe -por más que nuestra constitución no lo registre- y empezás conque "la RAE admitió cualquier cosa"... La constitución regula los derechos y los deberes de un país determinado, la RAE regula sobre nuestro idioma. Para decir si una palabra es válida o no, ¿Nos vamos a basar en lo que diga una constitución o en lo que diga la RAE? No digamos boludeces, por favor...

    ResponderEliminar
  16. Pablo, si vos querés decir "presidenta", decilo. No tiene sentido discutir sobre algo así.
    Pero te aclaro que aunque la RAE diga que lo acepta, las reglas del idioma castellano dicen lo contrario. Y si no, cuando venga un presidente masculino, decile "presidento", es lo mismo.
    Caso "dotor": Es una bestialidad que lo acepte porque así se convalida la ignorancia. Hay gente que dice "dotor" porque no sabe, no le enseñaron. De esta forma, se abre la posibilidad para permitir gugu-gaga sólo porque los bebés lo dicen.
    La RAE ha ido en los últimos años en contra de muchas reglas internas del idioma castellano. De ahí viene la crítica que se le hace en forma permanente. Si quieren violarlas, antes deberían cambiarlas.
    Me parece que la cantidad de entradas explicando eso es por demás de claro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Tus argumentos son demasiado traídos de los pelos. ¿Qué es eso de que las "reglas del idioma castellano dicen lo contrario"? ¡Si por eso fuera, seguiríamos hablando español antiguo! El idioma es dinámico, el idioma se va modificando de acuerdo al uso que la gente hace de él. Las "reglas del idioma castellano" ahora son otras. Que vos no las quieras aceptar por un capricho, es cosa tuya.

    ResponderEliminar
  18. Pablo, lo que vos decís está explicado más arriba.

    El idioma en su "dinámica" admite cambios. Pero algunos de esos cambios van a contra-pelo de las reglas ya establecidas (por eso te decía que deberían cambiar las reglas antes de aceptar algunas cosas que están muy mal).
    El aceptar "dotor" con el argumento de que hay gente que habla así es de terror. Habla así por ignorancia y no porque sea un modismo regional o una palabra nueva adaptada a nuevas circunstancias políticas, económicas, culturales, etc.
    Respecto de las reglas, también están explicadas más arriba. Vuelvo al ejemplo: Si llega a la presidencia Cacho Pérez ¿de dirías "presidento"? No. Lo que sucede en este caso (releé arriba) es que "presidente" no tiene género, el género es establecido por el artículo. Pero como se ignoran las reglas idiomáticas, entonces se aceptó "presidenta" en muchas personas que hablan así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. No, viejo, no. "Presidente" es el masculino y "presidenta" el femenino, punto. Nada de "presidento". Si buscás la palabra "gerente" se da el mismo caso:

    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2&TIPO_BUS=3&LEMA=gerente

    Se dice "gerente" y "gerenta". Y, si vamos al caso, hoy día usamos muchísimas palabras que en su momento fueron modificadas por el uso de la gente, y que seguramente le habrán parecido una aberración a más de uno. ¡Qué cara habrán puesto los Martín Maglio de aquél entonces cuando se decidió por cambiar el verbo "fazer" por el actual "hacer"! Habrán dicho que la gente habla mal, que el populacho no entiende nada... Y acá estamos, diciendo "hacer" en vez de "fazer". Los nietos de nuestros nietos, probablemente, digan "dotor" en vez de "doctor". O ambas, por qué no.

    ResponderEliminar
  20. Pablo, si querés de la RAE, acá tenés la definición de "Presidenta" (aunque es contraria a la regla de los sustantivos neutros)...
    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=presidenta

    Allí podemos ver que la primera acepción es "Mujer que preside".
    La seguna dice "Presidente" (cabeza de gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).
    La tercera dice "Presidente" (jefa de Estado).

    Es decir, la RAE misma trata de PRESIDENTE a la jefa del Estado, cabeza de un gobierno, etc.

    Respecto de cambiar palabras o aceptar otras por el uso, reitero. La gente puede utilizar palabras nuevas y deben ser aceptadas si no contrarían las reglas del idioma y si no son fruto de la ignorancia.
    Un mensaje se entiende si emisor y receptor conocen el código, pero si uno de los dos habla como se le viene en ganas, entonces, el código se desdibuja y dificulta el entendimiento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. Si los feministas están ten preocupados de que el término presidente sea masculino, entonces, podríamos analogamente pedir que se usen los términos dentisto, policío, analisto de sistema, etc. de esa manera, dejaríamos a los machistos contentos.

    ResponderEliminar
  23. ErnestoV, gracias por los ejemplos, me gustaron muchísimo, son muy buenos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Pos supuesto ErnestoV, si a mucha gente, en muchos países les da por decir: dentisto, policío, analisto, pues a la RAE, con el tiempo, no le quedará de otra que aceptarlo, mientras tanto PRESIDENTA, para dolor de muchos, está aceptado y PUNTO FINAL.

    ResponderEliminar
  25. Propongo que empecemos todos a decir gerento, dentisto y demás, así los gatofloros de la lengua española se quejan de que la gentuza modifica, en base a su escandalosa ignorancia, nuestra pura lengua española.
    La palabra "presidenta" existe, es válida y encima está aceptada por la RAE. Como dice nuestro benemérito DT de la selección: Que la succionen.

    ResponderEliminar
  26. Pablo, fijate más arriba que tenés el enlace a la definición que da la Real Academia Española.
    Si volvés a faltar el respeto (por lo que escribiste al final), entonces comenzaré a borrarte todos los comentarios que hagas. Acá se dialoga civilizadamente, si sos de la época de las cavernas, andá a otro lado.

    ResponderEliminar
  27. Leo, está aceptado pero no para el puesto de Jefe de Estado. Leé la definición de la RAE.

    ResponderEliminar
  28. Sí, ya me fijé en la definición. De hecho, creo que me fijé antes que vos.
    Cristina Fernández es mujer. Y es una mujer que preside. Ergo: ES PRESIDENTA.
    Punto.
    Si tenés ganas de escudarte en la RAE sólo cuando te conviene, problema tuyo.

    ResponderEliminar
  29. Y sobre lo de "si sos de la época de las cavernas"... Relax, don. Hay que desalmidonarse un poco.

    ResponderEliminar
  30. Pablo, días atrás fuiste vos el que trajiste el tema de la RAE, yo no me escudo en nada. Sólo te mostré que lo que decías está equivocado ya que "presidenta" no es femenino ni "presidente" masculino (hay que conocer el idioma) y en la definición de la RAE "presidenta" no se utiliza para lo que vos decís.
    Aparte de ello, están todos los argumentos provenientes del idioma en sí.

    ResponderEliminar
  31. En español existen los participios activos como derivados de los
    tiempos verbales.
    El participio activo del verbo atacar, es atacante;
    el de salir, es saliente;
    el de cantar, es cantante;
    el de existir, existente.
    ¿Cuál es el participio activo del verbo ser?
    El participio activo del verbo ser,
    es 'el ente'. ¿Qué es el ente?.

    Quiere decir que tiene...entidad.
    Por ese motivo, cuando queremos nombrar a la persona que denota
    capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se le agrega
    al final '-nte'.

    Por lo tanto, a la persona que preside, se le dice presidente, no
    presidenta, independientemente del sexo que esa persona tenga.
    Se dice capilla ardiente, no ardienta; se dice estudiante, no
    estudianta; se dice paciente, no pacienta;
    se dice dirigente y no dirigenta.
    Nuestros políticos (y muchos periodistas) no sólo hacen un mal uso del
    lenguaje por motivos ideológicos, sino por ignorancia de la
    gramática de la lengua española.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  32. Cualquie, gracias por la explicación que está muy bien realizada (fácil de entender).
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  33. martín, no sabés ni leer una entrada de diccionario, papá?

    "
    Allí podemos ver que la primera acepción es "Mujer que preside".
    La seguna dice "Presidente" (cabeza de gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).
    La tercera dice "Presidente" (jefa de Estado).

    Es decir, la RAE misma trata de PRESIDENTE a la jefa del Estado, cabeza de un gobierno, etc.
    "

    esas acepciones tienen una "f" adelante de presidente, que se lee como "femenino de"

    tanto que te preocupa preservar las reglas de la lengua española y no sabés ni consultar un diccionario?

    salud.

    ResponderEliminar
  34. kei9', no entiendo qué quisiste decir porque parece como que me retás pero afirmás lo mismo que digo yo ¡¿?!

    ResponderEliminar
  35. quiero decir que la real academia dice que presidenta es la forma femenina de presidente (en su acepción de jefe de estado)
    o sea que la rae no "trata de PRESIDENTE a la jefa del Estado"

    ResponderEliminar
  36. kei9', no es así como dices. Me parece que hay un problema de interpretación de textos.

    Fijate bien...

    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=presidenta

    Allí podemos ver que la primera acepción es "Mujer que preside".
    La seguna dice "Presidente" (cabeza de gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).
    La tercera dice "Presidente" (jefa de Estado).

    Es decir, la RAE sí trata a la Jefa de Estado con la palabra PRESIDENTE.

    Entonces, Cristina Fernández, Jefa de Estado, cabeza de gobierno es PRESIDENTE.

    ResponderEliminar
  37. Por el comentario de Pablo, veo que siguen sin poder responder con un mínimo argumento. Además, no entiendo por qué defienden tanto el "presidenta" (sin argumentos) si es tan obvio lo expuesto que ya este debate entró en la categoría de "surrealismo".

    Lo que falta es que ahora haya gente que comience a defenter el "brasilero", "la agua", "haiga", etc.

    ResponderEliminar
  38. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  39. kei9', acá no se permiten insultos ni agresiones. Si vos en tu vida te manejás con esos anti-valores, entonces van mis condolencias.

    El leer el diccionario es algo tan básico que "me deja pensando" el que no se entienda cómo se debe decir y escribir. Y el diccionario es lo básico, si hablamos de conocer al idioma en sus reglas ¡qué problema!
    Quizá sea porque se habla cada día menos, se habla mal y no se conoce el idioma castellano. Además, no se tiene mucha idea de cómo se construye un argumento a partir de determinadas premisas y una conclusión.

    Me llama la atención el alto nivel de obstinación. Ya estoy imaginando que, por el pésimo nivel educativo actual, dentro de un tiempito no muy largo haya alguna discusión acerca de cuánto es 2+2.

    ResponderEliminar
  40. a ver si me puedo hacer entender...
    lee esto:

    presidenta:

    3. f. presidente (‖ jefa del Estado)

    lo leíste?
    lo leiste bien?

    por que eso se lee así:

    "presidenta:

    femenino de presidente (y significa jefa del estado)."

    la definición de presidente aparece en otro lado. buscala. tiene varios significados esa palabra. la definición de presidenta rescata cuales de esos significados tiene la palabra "presidenta". O vos pensabas encontrar la definición de "presidente" en la entrada "presidenta"?

    quizás todo esto es muy difícil para vos. no te hagas drama, que "como va la educación en este país" cada vez vas a tener más amigos.

    no se admiten insultos en tu blog pero vos insultás (aunque lo hagas solapadamente). quizás deberías echarte de tu propio blog.

    salud!

    ResponderEliminar
  41. Pablo:
    ¿Por qué un corset? Respetar normas no es "estar atado" a algo sin poder hacer otra cosa. Las normas existen en todas las sociedades para hacer posible la convivencia. Por ejemplo, las reglas de tránsito. En este país muchos "se sacan ese corset" y fijate las cifras de muertos. O, para no ser tan extremos, en comunicación... En toda comunicación, para que se produzca, debe haber un código y si al código no se lo respeta, la comunicación corre riesgos de no producirse.

    kei9':
    Voy a aclarte por partes...
    1) Presidenta figura con una f. por ser femenino. Pero "presidente" no es masculino (explico más abajo).
    2) En ese punto 3 no figura la palabra "presidenta" sino "presidente". Acá te paso otra vez la dirección: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=presidenta .
    3) En la misma, en la primera acepción, dice "1. f. Mujer que preside". Nada más y luego pasa a los puntos 2, 3 y 4. En el punto 3 dice claramente: "3. f. presidente (jefa de Estado)". Es decir, LA presidente. Y como "presidente" no tiene género, pasa a ser femenino cuando se habla de una mujer que es "jefa de Estado". Y pasa a ser masculino cuando es "jefe de Estado". Al género lo pone el artículo.
    4) Cuando en la RAE buscás "presidente", http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=presidente , no figura m. porque no es masculino.
    5) En cuanto a tu acusación, te aclaro algo: Acá nada de agresiones. Dejé tu último comentario, a pesar de terminar agrediendo, para contestarte puntualmente. Yo no estoy agrediendo, estoy tratando de que entiendas algo que es básico. O no estás leyendo bien, o sólo venís para agredir, es una decisión tuya.

    ResponderEliminar
  42. llamá a la Academia Argentina de Letras y asesorate: (5411) 4802-2408 / 3814 / 7509 interno 4, de lunes a viernes de 13.15 A 18.45.

    ResponderEliminar
  43. ¿Para qué? ¿No es suficiente con lo expuesto? ¿No es suficiente con lo que figura en la RAE?

    ResponderEliminar
  44. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  45. Por cierto, soy Pablo con otra cuenta.

    ResponderEliminar
  46. Pablo, lo mismo que a kei9', agresiones no. Por eso te borré el comentario.
    Te doy una analogía...
    En la escuela es la directora la que toma las decisiones y no un profesor o preceptor o portero.

    ResponderEliminar
  47. Pffff... Dejá, Martín. Ya ni gracia me causás.

    ResponderEliminar
  48. Ya la RAE aceprto la palabra "presidenta" ahora es correcto decir la presidenta o la presidente...
    La lengua española evoluciona.

    Les copio el enlace de RAE en linea:

    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual

    ResponderEliminar
  49. Carlos Amador, el enlace no funciona.
    No obstante, creo que ya quedó suficientemente aclarado, con la RAE inclusivamente cuyas direcciones ya fueron puestas varias veces, que "presidenta" está aceptado por la RAE pero no para el caso de "Jefe o -si lo quieren- Jefa de Estado".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  50. Femenino por derecho propio

    Cuando una muchacha plebeya se casa con un príncipe, sea éste azul o anaranjado, suele compensársele su renuncia a toda posibilidad de carrera personal con la concesión del título de princesa. Reliquia, como la realeza, de un pasado en que la mujer raramente ocupaba posiciones por derecho propio y era común que se la reconociera por el título del marido. Así, la reina era la mujer del rey; la generala, la mujer del general, y la zapatera, la mujer del zapatero. Nadie suponía por eso que la reina gobernara o que la generala comandara ejércitos, y mucho menos que la zapatera remendara zapatos, una actividad que, según demuestra la historia, sin duda exige un aprendizaje más arduo, porque mujeres hubo desde antiguo, aunque pocas, que empuñaron el cetro o la espada, pero, ¿qué zapatera consorte, por muy prodigiosa que fuera, se atrevió alguna vez con el martillo y la lezna?
    Llamativamente, los títulos así adquiridos llevaban siempre terminaciones en –a, no solo los formados sobre masculinos en –o, que por regla hacen el femenino en –a, sino también los correspondientes a palabras en –e o en ciertas consonantes, que bien hubieran podido ser consideradas de género común.

    Un lugar en la sociedad

    Esta manera de designar a las mujeres, aunque hoy en día nos suene muy desagradable, cumplía una función de gran utilidad. Siendo el matrimonio casi la única carrera que se les ofrecía, la posición del marido también las definía a ellas. Al adjudicarles el título correspondiente a la dignidad o cargo del marido, a su oficio o profesión, se las situaba con toda claridad en la jerarquía social.
    Pero, ¿cómo designar a las adelantadas que ocuparon posiciones o ejercieron actividades reservadas a los varones? A algunas las conocemos por sus nombres: fueron las reinas que subieron al trono por derecho propio (o sin derecho fueron capaces de conquistarlo) y pasaron a la historia. Otras vivieron más oscuramente, pero supieron ganarse el sustento con oficios de varón. Tal vez porque no eran muchas, la lengua no se preocupó por crearles un nombre especial y la misma palabra que servía para designar a “la mujer de” se usó para nombrar a estas mujeres de nadie, dueñas de sí mismas.
    Así figuran en el Diccionario de la Real Academia Española desde las primeras ediciones. Y, aunque más mérito tenían estas mujeres que las otras para apropiarse del nombre, solo aparecen en segunda acepción. Por ejemplo, en la primera edición, el llamado Diccionario de autoridades, publicado entre 1726 y 1739, reina se define como “la Esposa del Rey, ò la que posee [sic] con derecho de propiedad un reino”, y zapatera, como “la muger [sic] del Zapatero, ò la que cose, ò hace zapatos”. Pero no hay que culpar por eso a la Academia, que respetaba la prioridad de la acepción más usual. Y tampoco es un error que la palabra coronela, al aparecer por primera vez, en la edición de 1780, se definiera como “la muger del coronel” y nada más, pues la mujer no tenía acceso a la milicia.


    (continúa en el siguiente post)

    ResponderEliminar
  51. ¿Ignorancia o machismo?

    La confusión sobrevino en tiempos recientes, cuando las mujeres empezaron a invadir campos vedados. Muchos y muchas sintieron que el nombre que designaba a “la mujer de” desmerecía a las que podían usarlo por mérito propio. No se dieron cuenta de que la fuerza de la realidad iba a hacer caer en desuso las viejas acepciones (de hecho, en la última edición del Diccionario, del año pasado, la mayoría de ellas figuran como familiares y desusadas). Aparecieron entonces la coronel y la general, y, mucho peor, por tratarse de palabras en –o/–a, la médico, la abogado, la arquitecto, la perito y la ingeniero. La Academia no propicia el uso de estas últimas formas, pero reconoce que se dan.
    Afortunadamente, esos horrores se oyen poco en Argentina, donde casi todo el mundo dice la médica, la abogada, la arquitecta y la ingeniera. Pero tuvimos una presidenta (irónicamente, una que, aunque elegida por el voto popular, había llegado al cargo por ser “la mujer de”) que se hacía llamar “la presidente”. Las dos formas son correctas, pero esta machista señora no lo hacía por ninguna razón gramatical: así como trataba de agrandar su cuerpo menudo disfrazándose con una capa de marino, creía que usar la forma que le sonaba masculina también agrandaba su autoridad.

    Lucila Castro para La Nación, 9/02/2002

    ResponderEliminar
  52. Buen Blog, hasta que llego Pablo con todo el respeto Pablo, ya te lo tomaste muy persnal, yo no quiero que mis hijos y nietos digan dotor. Dios eso esta muy mal, nuestro idioma no puede ser maltratado por la ignorancia de las personas, si la REA incluyo la palabra presidenta seguro fue para no discutir con personas como tu, yo no soy machista no quiero dar esta imagen pero es que las cosas son como son. Es totalmente idiota decir que mi hijo se convierta en un futbolisto o ciclisto, ni mucho menos que mi hija la llamen como la pilota o la cantanta famosa. Es muy tonto que digas que las personas van haciendo el mismo castellano con el tiempo si esto fuera asi en menos de 10 años ningun pais de habla castellana podria comunicarse con el otro, y peor aun es decir que la ignorancia en el habla es justificada por el modismo, se necesitan reglas para que las cosas no se salgan de su camino.

    No te tomes esto de manera personal solo trata de recordar cunado te enseñaron a leer y escribir y y cuando te enseñaron a pronunciar palabras que se te dificultaban, si no fuese por las reglas y en la manera quie te explicaron como debian ser las cosas, en este momento nisiquiera podrias escribir en este Blog. Lo que hace Martin es solo defender el buen habla del castellano y esto tiene mas peso que las cosas sin sentido que dices.

    ResponderEliminar
  53. Miren lo que encontre.

    El participio activo del verbo atacar, es atacante,
    el de sufrir, es sufriente,
    el de cantar, es cantante,
    el de existir, existente.
    ¿Cuál es el participio activo del verbo ser?
    El participio activo del verbo ser, es 'ente'.
    El que es, el ente. Tiene entidad.

    Por ese motivo, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad
    para ejercer la acción que expresa un verbo,
    se agrega al final de su raíz
    la terminación 'ente'.

    Por lo tanto, a la persona que preside,
    se le dice presidente,
    no presidenta,
    independiente del sexo que tenga.
    Se dice capilla ardiente, no ardienta.
    Se dice estudiante, no estudianta.
    Se dice adolescente, no adolescenta.
    Se dice paciente, no pacienta.


    "La presidenta era una estudianta adolescenta,sufrienta y poco pacienta,que quería ser eleganta, para que la nombraran epresentanta y además llegar a ser integranta independienta de la asamblea constituyenta.

    Ahora es la presidenta existenta en la Argentina. Pero un día llegará en que la veremos sonrienta
    en una capilla ardienta por ahora inexistenta.

    ¡Qué mal suena, Presidenta, política dirigenta, que se ponga tan violenta con el pobre castellano, para quedarse contenta!"

    ResponderEliminar
  54. Es gracioso, Ryu, que digas las cosas que decís escribiendo tan mal. Estaría bueno que las críticas empiecen por casa.

    ResponderEliminar
  55. Es simple cuestion de mecanografia, pero porque te disgusta mi manera de escribir acaso no deberia hacerlo como yo quiciera, eso es lo que tu defiendes Pablo.

    ResponderEliminar
  56. Ryu, no se te entiende nada. Pero igual voy a tratar de descifrar tu mensaje.

    Vos pusiste:

    "Es simple cuestion de mecanografia, pero porque te disgusta mi manera de escribir acaso no deberia hacerlo como yo quiciera, eso es lo que tu defiendes Pablo."

    Pero creo que quisiste decir:

    "Es simple cuestión de mecanografia, pero... ¿Por qué te disgusta mi manera de escribir? ¿Acaso no debería hacerlo como yo quisiera? ¿Eso es lo que tú defiendes, Pablo?"

    ¿No? Porque, como verás, faltaron signos de puntuación, de interrogación, acentos y hasta pusiste "quiciera", que va con s ("quisiera").
    No se trata de escribir como vos quieras, se trata de hacerse entender, de que el otro pueda interpretarte. Vos no lo lográs, por lo visto.

    ResponderEliminar
  57. Mira, yo no estoy diciendo que yo sepa escribir muy bien porque se que no es asi, y por este motivo no pretendo aparentar ser el sabio, pero vos lo que estas haciendo es respirar por la erida, tus argumentos se contradicen no sebes ni siquiera que queres, defendes que se pueda decir dotor, y sin embargo salis con clases de ortografia, luego decis que se puede hablar escribir como uno quiera pero sin embargo me corregis las tildes, pues la verdad que estas muy confundido con tus ideas, ya no se sabe que es lo que estas defendiendo.

    ResponderEliminar
  58. Simplemente ambas formas son correctas:

    Se puede decir La Presidente, o La Presidenta, inclusive para la Jefa de Estado.

    ResponderEliminar
  59. Sara, usted utilice el que le guste. Pero me parece que en lo expuesto ya está sobradamente demostrado que no es lo mismo, sobre todo, si se tiene en cuenta lo expuesto por la RAE.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  60. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  61. El debate se ha tornado bizantino y estéril. Las posturas a favor del uso de la palabra presidenta, están plagadas de autoritarismo y son en ocasiones una defensa velada o explícitamente iracunda de corte ideológico, no gramatical. Algunas son posturas petulantes y no disimulan su arrogancia y su hostil inquina. Para estos, RAE goza de infalibilidad. Parecen exigir que no cuestionemos la autoridad y sigamos con docilidad los dictámenes de los que saben. Es producto de una educación autoritaria. Tus argumentos están muy bien expresados y sustentados con referencias fácticas reguladoras del lenguaje. Pero la oposición que confrontas, aunque no lo mencionen, está obstinada con susceptibilidades sexistas. Entonces estás hablando de gramática y ellos de una agenda alterna. Es un reflejo de lo que me parece un agudo “síntoma" de la entropía axiológica que signa a nuestra época. Cualquier cosa vale.

    Martín, has hecho excelente trabajo pero me parece que has sido demasiado “razonable” con individuos de intenciones insidiosas, que contaminan el debate y no merecen participar. Mi recomendación humilde es que se mantenga el debate decoroso y dilecto, que si son posturas encontradas, en algún lugar hay una mentira y entonces se esclarece y todos ganamos. Pienso que la lengua está al servicio nuestro y no al revés. A la vez concuerdo contigo en lo referente a la violación de reglas gramaticales básicas incurridas por RAE, al aprobar el uso de presidenta, siendo ‘presidente’ neutro.

    No tengo problemas en dirigirme a una Presidente como Presidenta si eso la hace feliz pero estoy consciente que es un acuerdo por razones ideológicas, no gramaticales. La escena ideal es que se domine el idioma y que se tenga algo valioso que comunicar, que se entienda. Pero si tengo que escoger, prefiero hablar con alguien que tenga algo valioso que comunicar y que se entienda, aunque no lo exprese en un español perfecto, a tener que hablar con un letrado que no tiene nada valioso que comunicar y que quizás complique insidiosamente su comunicación, para tornarse deliberadamente incomprensible y así auto proclamarse como un erudito.

    ResponderEliminar
  62. Señor Che Meléndez, le agradezco su reflexión en esta entrada; me han gustado sobremanera sus dichos y posición al respecto (creo, muy atinados llamando a la cordura).

    El problema en mi país comenzó cuando la actual presidente expresó que quería que la trataran de "presidenta" y así sus seguidores salieron con los botines de punta a romper el idioma. Esta señora está obsesionada con el sexismo ya que para todo tipo de alusiones utiliza el masculino seguido de un femenino (por ejemplo, ciudadanos y ciudadanas, senadores y senadoras, médicos y médicas, etc.) en sus discursos.

    Le envío un gran abrazo y todos mis respetos. Verdaderamente, un gusto.

    ResponderEliminar
  63. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  64. Gracias Martín. La historia que ocurre con su “presidenta” es recurrente. Pasa en mi país. Entonces por ahí viene la propaganda y la imposición de imposturas pseudo progresistas, cuando en el fondo son consignas dogmáticas e incuestionables. Una vez se arraigan la ignorancia se convierte en un acuerdo de lo correcto y la discrepancia es herética. Aunque tú esfuerzo ha sido corregir un error que ha cometido la RAE, desde tu punto de vista, y con el que coincido, la reacción de intransigencia y virulencia que ha levantado este asunto es una muestra de cómo algunos individuos educados, si se les otorga poder, pueden cometer calamidades contra el prójimo. Me parece que también el candor de tus observaciones a desvelado un Caballo de Troya, situado en medio de nuestros diccionarios.

    El respeto y el gusto es recíproco.
    Un abrazo desde Puerto Rico.

    ResponderEliminar
  65. Aclaro que cuando digo que también ocurre en mi país, me refiero al chauvinismo gramatical, no a que en Puerto Rico exista el cargo de presidente. Mi aporte se circunscribe a lo gramatical de presidente y sus implicaciones, no al caso particular de Argentina.

    Que la pasen bien todos.

    ResponderEliminar
  66. Estimado Che Meléndez:
    Entiendo su observación.

    "Una vez se arraigan la ignorancia se convierte en un acuerdo de lo correcto y la discrepancia es herética".

    Nada he leído que sea más descriptivo y locuaz sobre lo que nos está sucediendo. ¿Será una característica del ser humano el abrazar "lo fácil" o "considerar contestatario y progresista" el no aceptar determinadas normas de convivencia? Porque el idioma es una norma de convivencia y muy importante.
    Me parece que es importante tener en cuenta la normativa idiomática que es base de la comunicación y, por ello, de la cultura misma de un pueblo. Quizás el estar "en contra de una normativa" (la que sea) es visto como progresista sin que se den cuenta que, justamente, la destrucción del idioma es parte de la dominación de determinados sectores de interés.
    Pero, más allá de las consideraciones políticas del caso, lo que más me duele es la destrucción de un idioma tan hermoso y rico como el castellano. Claro, es más fácil "ser transgresor" que "aprender".

    ResponderEliminar
  67. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  68. kei9':
    En esta bitácora no se permiten desubicaciones. Si no le gustan los comentarios, hay otros lugares donde ir a leer y participar.

    ResponderEliminar
  69. Pablo, si no tenés argumentos, mejor no escribas barbaridades. Después se quejan cuando a los peronistas les generalizan estereotipos de todo tipo, pero también se los buscan. Yo a tu bitácora jamás fui a desubicarme.

    ResponderEliminar
  70. Los argumentos ya los expuse sobradamente.
    Ahora, ¿cómo puedo pretender discutir con alguien que pone lo siguiente?:

    "El problema en mi país comenzó cuando la actual presidente expresó que quería que la trataran de "presidenta" y así sus seguidores salieron con los botines de punta a romper el idioma. Esta señora está obsesionada con el sexismo ya que para todo tipo de alusiones utiliza el masculino seguido de un femenino (por ejemplo, ciudadanos y ciudadanas, senadores y senadoras, médicos y médicas, etc.) en sus discursos."

    Prejuicioso, obtuso, troglodita y retrógrado. El idioma es dinámico. Y si no te gusta, hablá en español antiguo.

    ResponderEliminar
  71. martin moglio: ok, si no te querés buscar un cuarto comprate un perro.

    no sé que tiene de desubicado que te sugiera que te busques un cuarto. me parece que la parte desubicada está en tu cabeza (lo que vos pensabas hacer ahí, pillo)

    ResponderEliminar
  72. Ajajajajajajajajajaja

    Brillante, Kei.

    ResponderEliminar
  73. Pablo:
    1) Los argumentos que dices que presentaste son más que nada falacias y, en el mejor de los casos, contraargumentaciones que contradicen el texto explícito tanto del diccionario de la RAE como sus reglas gramaticales. Luego, pretendes hacer la "gran K" (desprestigiar lo afirmado por otra persona por considerarla un montón de cosas que nada tienen que ver con el tema en discusión).
    2) Antes de que Cristina Fernández expresara al inicio de su mandato presidencial que quería que la traten de "presidenta", acá nadie utilizaba ese concepto. Tuvimos otra presidente y si vas a una hemeroteca, fijate, leé las noticias y discursos y trato oficial de aquellos días y verificarás lo que estoy afirmando.
    3) Me parece que, releyendo o escuchando los discursos de Cristina Fernández (están todos en YouTube), me exime de mayores comentarios ya que en todos ellos utiliza masculinos y femeninos en los sustantivos que designan una misma cosa. Está grabado, no es por alguna crónica de Clarín que lo digo (para que te quedes tranquilo).
    4) Tu último párrafo nada tiene que ver conmigo. El idioma es dinámico mientras se respeten las convenciones. Ya se dieron muchos ejemplos al respecto como el famoso doctor o dotor. Decir dotor nada de dinámico tiene, eso es simple ignorancia. Y si no te gusta, podrías aprender inglés.
    Un abrazo.

    kei9':
    Tu redacción del mensaje anterior ha sido total y absolutamente desubicada y nada tiene que ver con lo tratado en esta entrada.

    Para los 2:
    El nivel de agresión que están teniendo (antes no era tan evidente) me hace ver que la exasperación en cuanto a no tener argumentos válidos para sostener una idea (que respeto) hace que ustedes no respeten a los demás. Para mí, es historia conocida desde hace ya mucho tiempo en este país. Y si los argentinos no aprendemos esta cosas que son norma básica para la convivencia... Claro, después salen a aplaudir a Néstor Kirchner cuando dice "no nos dejemos provocar" cuando son ustedes los que continuamente provocan y agreden. Mucho cinismo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  74. Juanjo:
    Sí. Todos incluye a hombres y mujeres. La norma lingüística prescribe el uso del plural masculino como plural genérico, es decir, el plural empleado para dirigirse a un colectivo de personas de ambos sexos, de manera que si en el colectivo hay mayoría de mujeres, es incorrecto decir todas, y no se trata de discriminación por razón de sexo, sino de una convención lingüística. Esto no impide que se utilicen ambos géneros para dirigirse a un público heterogéneo o de mayoría femenina: todos y todas o todas y todos.

    ResponderEliminar
  75. http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?LEMA=presidenta

    Semánticamente se dice Presidenta (lo dice la RAE real academia española)

    ResponderEliminar
  76. Señor "desacatado", tiene usted un problema en cuanto a interpretación de textos ¿o me parece? La dirección que usted da dice, textualmente, lo siguiente...

    presidenta.

    1. f. Mujer que preside.

    2. f. presidente (‖ cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).

    3. f. presidente (‖ jefa del Estado).

    4. f. coloq. Mujer del presidente.

    ¿Dónde dice lo que usted afirma? 1) Una mujer "preside": puede ser una reunión, un congreso, una mesa...
    2) y 3) Dice CLARAMENTE que para el gobierno se debe decir PRESIDENTE.
    El punto 4) no aplica en esta discusión.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  77. moglio! tanto tiempo y seguís sin saber leer un diccionario?

    ResponderEliminar
  78. Hola kei9':
    1) En la contestación anterior está clarísimo que lo sé leer perfectamente.
    2) ADemás, no escribo con faltas de ortografía. ¿Por qué andás por ahí haciendo estas cosas, no tenés nada productivo e interesante que hacer en vez de andar molestando?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  79. mirá moglio, lo que vos llamás "puntos" (1 2 3 4) son acepciones.

    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=acepci%F3n

    ¿entendés ahora cómo se lee un diccionario? ¿o qué podría hacer para ser más claro, más... didáctico? (ya había intentado esto antes pero a mí me cuesta rendirme)

    ResponderEliminar
  80. kei9', exacto, son acepciones. Entonces, si tanto querés decir "presidenta" y decís que para jefe de Estado "presidenta" está bien ¿por qué no hay una acepción específica que diga, por ejemplo, lo siguiente?

    5. f. presidentA (jefa de Estado).

    Yo no lo veo ¿vos sí?

    ResponderEliminar
  81. Leiste la definición de acepción? o también tenés dudas ahí? vos sos profesor de algo no? preocupante...

    ResponderEliminar
  82. y sí magio, cómo el diccionario va a definir a presidenta como el femenino de presidenta?

    no sería muy útil consultar el diccionario de ediciones moglio, no?

    ResponderEliminar
  83. kei9', pisaste el palito...
    Te explico por si no entendés...
    Lo que decís en tu último comentario es correctísimo.
    Entonces, mirá otra vez las acepciones 2 y 3 de la definición de la RAE...

    2. f. presidente (‖ cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).

    3. f. presidente (‖ jefa del Estado).

    ¿Qué dice?

    QUE PRESIDENTE ES FEMENINOOOOOOOO.

    Por las dudas: Hay una f. al inicio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  84. no chatrán, dice que presidenta es el femenino de presidente en su acepción de "cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc." y en la de "jefe de estado". tener discusiones tan básica sobre cosas que son convenciones (como se lee un diccionario por ejemplo), cosas que todos deberían saber, es deprimente. después se quejan de la educación y todo eso. pero quién está educando? personas que no saben estas cosas básicas.

    "por las dudas": la "f." enuncia el género de la palabra consultada (presidenta). para que presidente "sea femenino" tendría que aparecer la misma "f." en la entrada correspondiente a presidente.

    más información sobre como leer un diccionario: http://buscon.rae.es/draeI/

    ResponderEliminar
  85. Ahá... Rebuscado el hombre...
    Bien, entonces ¿por qué no aparece la m. en Presidente?

    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=presidente

    ¿Sabés por qué? Porque no es masculino ni femenino ya que es el artículo el que define el género.
    Si hablás de cosas básicas, a mí me lo dierno en 2º grado de la primaria.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  86. Me han interesado muchos sus comentarios. Creo que todos se esfuerzan por convencer y creo que lo logran, hasta el punto de haber diferentes posturas.

    En cuanto a la mía es que no estoy de acuerdo con que tengamos que hacer con el idioma lo que nos dé la gana y que al final se tenga que hacer lo que la mayoría hace, sin bases, ni lógica. Nada más que para demostrar que nosotros mandamos a la lengua y no la lengua a nosotros.

    Ese es el gran problema de la sociedad actual. Queremos pensar y hacer nuestra voluntad sin pensar en un momento si está bien o mal, simplemente hacerla sin obedecer normas, ni reglas.

    Estoy de acuerdo con que la lengua es dinámica, pero que ese dinamismo no vaya en detrimento de la misma, por favor. Lo que se desea es mejorarla, renovarla, no corromperla, ni mutilarla.

    Claro que se pueden crear nuevas expresiones, palabras, modismos, hasta la forma de escribir las palabras de acuerdo a la pronunciación como en el caso de dotor o del verbo halar que también se puede escribir y pronunciar jalar ¿Pero querer cambiar la morfosintaxis?

    si el morfema para designar el participio activo de los verbos es "ente" ya sea para el género femenino o masculino ¿por qué cambiarlo?

    Hacer eso es como querer cambiar deliberadamente la terminación s ó es para los plurales. o que los verbos en infinitivo dejen su terminación ar er ir. o que la conjugación de los verbos no sea la misma.

    No podemos meternos con ciertas estructuras profundas de la lengua y acomodarlas a nuestro capricho.

    El lema de la real academia es: "limpia, fija y da esplendor" pero al paso que vamos, de limpia no tiene nada porque se están colando muchas bestialidades asismismo nada queda fijo, porque se están violando muchas reglas y cada cual hace lo que quiere.

    Además, a todos parece importarles la gramática en casos tan polémicos como el de presidente o presidenta, pero vaya usted a ver los sinnúmeros de atropellos que cometen a diario contra la lengua castellana sin tomarse la molestia de interesarse por averiguar cuál es la mejor forma de decir o escribir esto o aquello. Ahí ni buscan en el diccionario de la real academia de la lengua española. Sólo se fascinan con este caso y otros más, pero para demostrar que se tiene la razón.

    ResponderEliminar
  87. Anónimo:
    Lo que apuntas es real. Actualmente, por un equivocado "entendimiento" de la libertad, lo popular, lo prograsista... se desestiman (en el caso que aquí se aborda) las reglas del idioma.
    Sin reglas idiomáticas, perderíamos algo fundamental en cualquier idioma: Que nos podamos entender con él.
    Si cada uno hace lo que le viene en gana, entonces el código (idioma) no será entendido por el que recibe el mensaje.

    En este tema hay dos cosas -a parte de todo lo dicho anteriormente- que es importante tenerlas en claro...
    1) Hay algo básico. La palabra "presidento" no existe.
    2) No es que no se entienda, es que los que justifican "presidenta" no lo hacen por el tema del idioma sino porque repiten y quieren siempre justificar lo que dice el líder político de turno. Es decir, no es un problema sobre la lengua sino sobre adhesiones políticas a-críticas y dogmáticas.

    Acuerdo con su último párrafo en el tema de los atropellos sin siquiera mirar un simple diccionario ¿morderán de verdad?

    Mil gracias por su participación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  88. Hola a todos yo me sentía muy molesto con el hecho de que se la denominara "presidenta", pero la mejor respuesta está siempre en los libros , digo esto porque ante la duda lo encontre en la parte gramática. para ser más preciso es la Enciclopedia Temática Espasa1998 dice: formación del femenino en los sustantivos:
    sustantivos terminados en -e por ejemplo dependiente, presidente, jefe; En femenino quedan con una terminación -a dependienta, presidenta , jefa. En conclusión es correcto que se diga y se escriba "PRESIDENTA". los libros ambién sirven.Saludos.

    ResponderEliminar
  89. Creo que a confusión se produjo porque las relas ortográficas para formar el femenino de una palabra determinada no son las mismas en todos los casos, existen palabras que terminan en -a, -e, -o , consonante, cada una tiene una regla distinta pero también existen ecepciones las fuentes de iternet son muy diveresas y se pueden caer en errores o no dependiendo del caso los felicito por discutir estos temas. saludos

    ResponderEliminar
  90. Anónimo, como usted guste.
    Pero la RAE dice otra cosa. Además, aquí se presentaron muchísimos argumentos respecto de la lengua castellana que, me parece, no está tomando en cuenta.
    ¿Figura "PRESIDENTO" en la Espasa? Mh...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  91. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  92. Señor o señora Anónimo (2:19 PM) firmando como Antonio Valente:

    1) Le borro el mensaje porque acá no se aceptan insultos ni epítetos subidos de tono.

    2) Si el trabajo que realiza la RAE le parece tan bueno ¿por qué no lee su definición y explicación al respecto? Además, en los comentarios, ya está sobradamente explicado.

    3) Porque me basé en la RAE en el sector de comentarios, no veo el por qué de su afirmación de que me baso en "manuales de cuarta". Me parece que usted carece de interpretación de textos o se le pasaron varios párrafos sin leer.

    4) En su definición copiada de la RAE (que en los comentarios hace ya rato que está) contradice lo afirmado por usted: Para jefe de Estado, cabeza de un gobierno, etc., usted mismo copió que el concepto es "presidente" ¿no se dio cuenta?

    5) Las patoteadas basadas y surgidas de la ignorancia no van conmigo. Por favor, estudie y si quiere volver, hágalo pero en forma civilizada. Yo con dinosaurios no intercambio más palabras.

    ResponderEliminar
  93. Quisiera agregar lo siguiente, basado en mi propia búsqueda de resolver este debate.

    La RAE aceptó también términos como SICOLOGÍA, que reemplazaría a PSICOLOGÍA.

    PSICO deriva de la palabra griega ALMA, y logia significa estudio en la misma lengua; pero SICO significa higo en griego.

    Así que, gracias a la RAE, la ciencia del alma a pasado a hacer la ciencia sobre los higos....

    ¿Quién sigue confiando en la RAE para preservar el idioma castellano? Debido a que yo no.

    ResponderEliminar
  94. Estimado anónimo:
    Lo que usted dice es correcto y estoy de acuerdo.
    En el quinto comentario digo que "somos muchos los que estamos enojados con la RAE" y en la nota no digo que sea la RAE la que afirma tal o cual cosa sobre "presidente".
    Fueron los que justifican que está bien decir "presidenta" los que trajeron el tema de la RAE.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  95. Martín: eres un santo.

    Empecé leyendo la forma del participio activo de ser y me enganché a una especie de combate con un claro perdedor: La ignorancia.

    Este hilo es un caso de estudio. Buen ejemplo de necedad, testarudéz y de cómo llevar la falacia a su mayor absurdo.

    Lo que más me llama la atención es tu temple y paciencia para lidiar con esta peste y sus apestados.

    Un santo!

    Ché Meléndez: Reverencias de mi sombrero.

    ResponderEliminar
  96. Gracias Ché Meléndez, y sepa que para mi es un gran honor su presencia en esta entrada por todo lo que significa para nuestro idioma el trabajo por usted realizado.

    Y como le comenté antes, acá -en Argentina- el problema no es sobre el castellano en sí sino de apoyo a un líder circunstancial. Es el eterno problema de mis amadas pampas; se producen liderazgos políticos que arrastran personas que nada de pensamiento crítico tienen. Esas personas justifican todo y cada una de las cosas -buenas o malas- que hagan sus líderes sin importar nada, ni siquiera, contradicciones como las que aquí se escribieron.

    Le envío un gran abrazo y todos mis respetos.

    ResponderEliminar
  97. De nada Martín, guardaré mis elogios para mejor ocasión.

    ResponderEliminar
  98. Según su texto incial:
    "Decir “Presidenta” porque la persona que ejerce el poder es mujer no tiene sustento"

    Según la RAE:
    PRESIDENTA
    1. f. Mujer que preside.

    Aquí el único debate es que usted piensa que su opinión (muy bien argumentada y con su grandísima parte de razón) está por encima de la RAE. Pero si alguien decide qué es correcto o no en la lengua castellana, no es usted. A mí tampoco me parece correcto que cualquier número elevado a cero sea 1, pero si me rijo por el sistema mundial de matemáticas, está establecido que es así y punto. Si no quiere aceptar el Castellano como lo dicta la RAE, porque lo hacen mal (eso no lo discuto) invente usted su propia lengua y gobiérnela a su gusto, pero yo seguiré diciendo presidenta porque está establecido en el diccionario. Y seguiré diciendo que 2+2 es cuatro, por mucho que se empeñe en convencerme de que son cinco.

    ResponderEliminar
  99. Anónimo, mujeres que presiden hay muchas y de diversas formas. Por ejemplo, presiden una mesa a la hora de la cena.
    Si le gusta la RAE ¿por qué no lee toda la definición que da?
    Le transcribo lo que tantas veces ya ha sido publicado...

    1. f. Mujer que preside.

    2. f. presidente (‖ cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).

    3. f. presidente (‖ jefa del Estado).

    4. f. coloq. Mujer del presidente.

    Es decir, los puntos 2 y 3 ¿por qué los pasó por alto? Justamente, son los que se refieren a CABEZA DE UN GOBIERNO y A JEFA DEL ESTADO, y no a presidir algo en general.

    Y aclaro (una vez más)... No lo digo yo, es la RAE que los que defienden a Cristina Fernández trajeron como comentario al foro. Pero sólo leen el punto 1 que NO SE REFIERE a la jefatura de un estado en su acepción.

    Sigo buscando la palabra "presidento" pero no la encuentro... qué cosa ¿no?

    Fuera de esto, me gustó su analogía de la matemática.

    ResponderEliminar
  100. Hola! Que haya paz :)) Por qué no admitir, como conclusión a esta acalorada discusión, que se ha producido un empate? Ambas partes tienen razón, por eso no dan el brazo a torcer: por un lado las reglas son las reglas y lo correcto no deja de serlo porque haya quienes quieran innovar; por el otro, la flexibilidad en el idioma hace que este se enriquezca y se expanda como lo está haciendo más que nunca hoy día nuestro bien amado castellano, verdad? La RAE ya ha dado razonablemente su veredicto: presidenta= presidente. Así como ‘JEFE’ (repetido pero desapercibido aquí) y otros, puede usarse indistintamente la forma común en ‘e’ o el femenino específico en ‘a’. Saludos y felicidades :)

    ResponderEliminar
  101. Estimado anónimo de las 2:57:
    Celebro su buena intención, más le aclaro lo siguiente...
    1) No es que no dé el brazo a torcer, es que si algo es verde ¿por qué aceptar que es marrón?
    2)La lengua se enriquece con nuevas palabras sobre cuestiones u objetos no existentes previamente. No puedo enriquecer la lengua en base a ignorar algo. Por ejemplo, que sea aceptado "dotor" sólo porque mucha gente lo usa. Y eso pasa por ignorancia, no porque "la lengua se enriquezca"; aquí, la lengua se empobrece.
    3) La terminación en "e" no indica género. Al género, en este caso, lo dá el artículo (o ¿la artícula?).
    4) El tema de "jefe" o "jefa" se inscribe en esa política de la RAE que es cuestionada y criticada por miles de especialistas y lingüistas ya que sí ha sido aceptado como género femenino y no corresponde. Debe ser "la jefe"; "el jefo", además de ridículo, no existe. Pero acá, parece que queda mal decir y afirmar que "presidento" y "presidenta" también es ridículo.

    En lo personal, insisto con lo siguiente...
    En los últimos años ha habido una vorágine desde diversos medios de propuestas y deformaciones absurdas del idioma castellano. Si se aceptara cualquier cosa, entonces el código de comunicación se desvirtuaría tanto que se degradará nuestro castellano a puntos tan álgidos que dificultará la comunicación.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  102. Estimado profe, gracias por su respuesta en su blog que descubrí hoy y al cual volveré cada tanto para seguir instruyéndome. No estoy diciendo que haya que aceptar cualquier cosa, sino más bien dar espacio para que también existan –porque de hecho conviven nos guste o no– otras formas menos afortunadas como la que usted ha ejemplificado. Me parece muy bien que defienda la corrección del idioma. Es su profesión y lo que corresponde por consiguiente. Me refiero más bien al hecho de que la RAE refleja lo que es la realidad. No creo que pueda hacer otra cosa: si un vocablo se ha extendido en su uso, aún siendo vulgar, el diccionario debe incorporarlo, aclarando de ser necesario su categoría. Si no lo hiciera, dejaría de cumplir su función, cual es reconocer los cambios continuos que el idioma vivo tiene. Tampoco vería acertado que a la RAE se le ocurriera de pronto eliminar los vulgarismos (y no me refiero aquí a ‘presidenta’) sólo porque empobrecen la lengua, verdad? Abrazos :)

    ResponderEliminar
  103. Anónimo de las 9:34:
    Acuerdo con lo expresado en tu comentario.
    Muy bien eso de que la RAE debe tener en cuenta la realidad. Y por ello es que hay diccionarios regionales como el Panhispánico y también temáticos.

    Es decir, hay que tener en cuenta que un aspecto de este tema es "cómo se usa" y "cómo debe usarse". Gracias por entenderme al estar en la última posición. Esa es la intención de esta entrada.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  104. Gracias por permitir expresarme. Como le decía, no creo que estemos igual que al principio –presidente sí, presidenta no. Ambos son válidos. Por qué? Primero porque lo registra el diccionario, más allá de que estemos de acuerdo o no. Bien sabemos que no hay términos absolutos en este tema, ya que son sólo convencionalismos –no es blanco o negro, ni verde o marrón, tal vez marrón verdoso… También es sabido que los idiomas se forman entre otras causas ‘por ignorancia’. En última instancia, es la gente la que crea el idioma como mejor le plazca, tanto por necesidad como por simple uso cotidiano. En este caso los parámetros a seguir son siempre relativos y la Academia debe conciliar estas diferencias, nunca imponer, no sólo porque no debe, sino porque no puede. Por eso, no debemos escandalizarnos ante lo que es natural en todo el universo: el cambio permanente. Saludos :)

    ResponderEliminar
  105. Si me preguntan, la RAE debería hacer como en muchos otros países: En vez de aceptar lo incorrecto, aclarar.

    Ej: En países de habla inglesa, la palabra "raro" se escribe "weird" (correcto) y "wierd" (incorrecto).

    Afortunadamente, si ustedes van a un diccionario y buscan "wierd" (incorrecto), les va a aparecer:
    Wierd: Forma incorrecta de Weird.

    Pero la RAE sólo acepta y acepta. Mucha gente dice que es MUY BUENO eso. Pero imagínense cómo nos vamos a entender si cada persona habla de distinta forma.

    Los cambios son bienvenidos si son para bien (ej. facilitar la pronunciación). Si no, NO.

    ResponderEliminar
  106. En todos los idiomas (ocurre lo mismo en francés y en ingles y hay muchos ejemplos) algunas profesiones tienen palabras distintas para designar cuando la profesión y/o un cargo está ejercida por una mujer y cuando por un hombre , y profesiones que se designan con palabras neutras o sea la misma palabra independientemente de que quien la ejerza sea un hombre o una mujer y solo se cambia el artículo que precede : el o la, un o una.

    En general todas las terminadas en “e” son neutras (presidente, gerente) y también algunas terminadas en a (dentista, artista, malabarista, etc) y designan ambos géneros. Hasta aquí, la parte gramatical, que en este caso no es lo importante.

    Muchas veces, en español, en lugar de respetar los lugares de “neutralidad” del lenguaje y aprovechar la potencia que tienen, se fuerza al lenguaje feminizandolo. Y en esa feminización se desliza el “mujer de…” que mencionas en las definiciones que encontraste. No casualmente de lo que se trata siempre es de feminizar un término neutral, no de masculinizarlo. A nadie se le ocurriría pensar en decir “presidento”, o “gerento” sonaría ridículo. Que el Codigo Civil hable solo de Presidente es correcto e incluye a ambos.

    Y esto es lo que intento decir en el artículo: Si convalidamos el termino “presidenta”, por esta via se nos desliza bajo la alfombra que la palabra original neutral, o sea “presidente”, queda adscripta a lo masculino y el neologismo a lo femenino forzando innecesariamente el lenguaje.

    Y siendo que el espacio de poder está claramente asociado con la palabra presidente, mantener el termino es mantener lo que tiene asociado. Ceder en la palabra es ceder en el otro terreno y convalidar que el espacio de poder designado “presidente” es exclusivamente masculino cuando el lenguaje mismo incluye a los dos géneros.

    Eso es lo que se llama “ceder terreno en el lenguaje"

    ResponderEliminar
  107. Abundia Blog:
    Me gustó mucho la claridad de su exposición. Realmente, clarísimo.
    Le agradezco su participación, ha sido muy clara.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  108. El tema es que "presidente", en el 90% de los casos, no es usado como un adjetivo ni como el participio activo de un verbo, es usado como un sustantivo. Cuando una palabra se sustantiviza, es suceptible a admitir distinción entre género femenino y masculino. Es llamativo que los cultores de lo correcto no lo tengan en cuenta. Alguien por ahí salió con el sofisma de que la RAE admitió "dotor", como intentando equipararlo con la admisión de la forma "presidenta". El problema aquí es que muchos se piensan que la RAE es una suerte de juez que puede decidir lo que es correcto y lo que no. Más allá de que este puede haber sido su objetivo original (Limpia fija y da esplendor), y de que mucha gente siga recurriendo a ella con esta ilusión, en realidad lo correcto es registrar todo el gran acervo lingüístico del mundo hispanohablante. Sin duda es importante que en la academia que rige el habla hispana haya algún registro del uso de la palabra "dotor". Nadie dice que sea correcta o incorrecta: por el contrario, quien haya abierto alguna vez en su vida un diccionario, verá que contiene una serie de especificaciones técnicas antes de dar la definición de una palabra. Un ejemplo de estas es la que se usa para aclarar que el uso de esa palabra es un vulgarismo. Este es el caso de "dotor". No así el caso de "presidenta", sobre el que da una definición concisa ("mujer que preside") y aclara que es un sustantivo femenino. No se lo admite como un vulgarismo ni como una degeneración de la palabra "presidente". Porque, como dije, la mayoría de las veces que se usa esta palabra se la usa en forma de sustantivo (cosa que estoy seguro que todo el mundo debe saber), no en su forma de verbo conjugado, ni de adjetivo. Por último, a los idiomas los hace el uso, no un grupo de selectos que gustan de remarcar lo bien que hablan y el gran dominio que dicen tener de gramática.

    ResponderEliminar
  109. Otro error es lo que a mi entender es una mala interpretación del señor Maglio, sobre la definición que da el diccionario. Lo que ocurre aquí no es, como me parece que interpreta el señor, que el diccionario diga que lo correcto es "presidente" cuando se refienre a una jefa de Estado. El diccionario lo que hace aquí es una típica definición ahorrativa. Define "presidenta" en su acepción de "jefa de estado" con una simple palabra: "presidente". Está claro que en ningún momento dice ni da a entender que "presidente" sea lo correcto en ese caso, sino que define a la palabra con otra sola palabra, con ahorrativo laconismo, típico de los diccionarios cuando optan por definir con sinónimos (muchas veces hasta caen en definiciones circulares, aunque este no es el caso). Sobre lo que no pueden caber dudas es que al menos la RAE admite como correcto el uso de la palabra "presidenta", y no hay ninguna razón de peso para considerar lo contrario. En el fondo a muchos simplemente no les suena y por eso se oponen, o, peor aún, simplemente se oponen a su uso por una politización del debate (sobran ejemplos, como el del boricua que gustó de asociar el uso de este femenino con el autoritarismo; el del propio señor Maglio, cuando pierde la paciencia y larga un argumento antikirchnerista en el medio de la discusión; o los comentarios de los que soy testigo a diario, de opositores al gobierno que prefieren el uso de "presidente", debido a una mezcla de elitismo lingüístico, voluntad de distinguirse, tozudez y oposicionismo acérrimo).

    ResponderEliminar
  110. Otro argumento tecnicista, sofista y leguleyo es el de que "en la Constitución no existe ese cargo". Sinceramente me da escalofríos. Imagino a los entusiastas de este argumento en otra época, de inquisidores, de reaccionarios, construyendo falacias similares al servicio del establishment: "una mujer no puede ser presidenta, porque nuestra Constitución no contempla ese cargo", "que una mujer presida el país es anticonstitucional" (sí, ahí sí los imagino como los más entusiastas partidarios de la distinción entre "presidente" y "presidenta", y no confundiendo convenientemente un participio con un sustantivo, como hacen ahora, ni rebelándose contra la RAE, como también hacen en esta coyuntura). Por empezar, es obvio que al decir "presidenta", se está o al menos se está intentando nombrar a la mujer que ocupa el cargo de "Presidente de la Nación" (nombre del cargo tal cual está escrito en la C.N.). En segundo lugar, su uso es muy difundido. En tercer lugar, al ser su uso difundido, la RAE lo admite como "el femenino de presidente" (quizás su uso viene de que hasta ahora la mayoría de los presidentes y políticos en general en el mundo han sido hombres, por eso surge esta necesidad o distinción). En cuarto lugar, si "presidenta" es simplemente el femenino de "presidente", ningún lingüista, ningún abogado, ningún lógico, ningún filósofo, ningún epistemólogo, podrán tener dudas de que la categoría de Presidenta es exactamente la misma que la de Presidente. Como ampliación, la Constitución Nacional tampoco nombra jamás ni hace ninguna clase de salvedad sobre los términos "Senadora de la Nación", "Diputada de la Nación", o "Gobernadora de Provincia". Si aplicamos con un método lógico este criterio que el señor Maglio pretende sumar como parte de su argumento, ninguno de estos cargos "existirían" realmente y, siguiendo la lógica, a las mujeres que ejercen esos cargos habría que llamarlas "senador", "diputado", o "gobernador", por más que esas palabras sí cuenten con una forma gramatical femenina indiscutible en el plano del idioma. Con lo cual, usted se dará cuenta que esta falacia en lugar de sumar, resta calidad a su argumento, el cual no debería salirse de los criterios estrictamente lingüísticos.
    Por último y redondeando, yo diría que no es para tanto, el idioma ganó una palabra más, o mejor dicho, ahora una palabra más tiene su femenino.

    ResponderEliminar
  111. Hola Hernán (primera parte):
    Disculpe usted, pero ha mal interpretado muchas cosas y por eso sale mezclándolas y llevando el debate por caminos que nada tienen que ver con lo planteado.
    Por ejemplo, aquí no se trata a "presidente" como adjetivo ni participio, sino como sustantivo y eso está aclarado en la nota desde el principio. Quizá no lo leyó. Por eso, parte de una equivocación al escribir que "Es llamativo que los cultores de la lengua no lo tengan en cuenta...".
    En lo personal, no he traído al debate a la RAE, fueron los que defendían la posición de "presidenta" como algo correcto.
    Fui yo el que dio como ejemplo "dotor", pero si se pone a leer bien, no fue como dice; fue por sólo dar un ejemplo a los que trajeron a la RAE acerca del mal trabajo que ese organismo realiza.
    El registro lingüístico del mundo hispanohablante está y es el Diccionario Panhispánico.
    Respecto de su frase "típica definición ahorrativa" (refiriéndose a la definición de "presidente" de la RAE), disculpe, pero me parece que no haré comentarios. Ya está más que suficientemente aclarado.

    ResponderEliminar
  112. Hola Hernán (segunda parte):
    El uso de la palabra "presidenta" la RAE lo da como correcto en determinada circunstancia y no es correcto para otras.
    Del resto de su texto, prefiero guardar comentarios porque no vienen al caso. Porque cuando he tenido que aclarar la razón de por qué desde el 2007 se puso de moda "presidenta", resulta que ahora se enojan los que apoyan a este gobierno. Cuestión que me da la razón. Por eso, ese punto, prefiero no seguirlo por ser por demás elocuente de lo que está sucediendo.
    Su comentario iniciado con "Otro argumento..." me parece totalmente desubicado. Pero está bien, si así lo considera, lo leo, pero no se enoje porque está errando por todos los rincones. Nada tiene que ver que "presidente" sea el cargo enunciado en la Constitución Nacional y que haya o no una mujer. ¿Cuándo van a entender que "presidente" no es masculino ni femenino?
    Señor Hernán, que una palabra tenga un uso muy difundido no significa que sea correcta. ¿Hasta cuándo hay que explicarlo?

    ResponderEliminar
  113. Hola Hernán (tercera parte):
    La RAE no admite, ni dice, que "presidenta" sea el "femenino de presidente". Ergo, todo lo que sigue no corresponde.
    "Senador, diputado y gobernador" tienen sus femeninos en el idioma porque son sustantivos masculinos. Entonces, todo lo que dice sober no tener senadoras y cuestiones así están fuera de foco porque existen tales sustantivos femeninos en el diccionario y en las reglas. Nadie ha dicho algo al respecto de que estuviera mal.
    Señor Hernán, confunde mucho de lo que aquí se había expuesto. Si realmente le interesa el tema, en vez de tildarme de todo lo que me ha acusado, le sugiero que vuelva a leer como corresponde e interprete los textos en su justo sentido sin inventarme categorías que no tengo.
    El problema de fondo, le aclaro, pasa por la degradación que está teniendo nuestro idioma en los últimos años en nuestro país, concretamente. Y es un tema grave porque cuando el idioma (código de comunicación) se degrada, nada se entenderá. Si no hay entendimiento, las consecuencias son graves desde todo punto de vista.
    Ya, prácticamente, se puede decir que los chicos llegan al secundario siendo analfabetos, así de clarito se lo digo. Si los conceptos no son tomados en su justa medida, si no se tiene el conocimiento sobre lo que significan las palabras, entonces sucede lo que está pasando: Se quiere expresar algo y se mal interpreta por no conocer el idioma.
    Por eso, si la lengua castellana tiene determinadas reglas ¿por qué no cumplirlas? Quizá sea porque es difícil para los cánones actuales de estudio... Algo más grave todavía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  114. Hola foristas:
    Finalmente, para que no haya malos entendidos, considero necesario hacer la siguiente aclaración. Que haya gente que exprese "presidenta" sin ser correcto, expresa el desconocimiento del idioma en algunos aspectos. No obstante, si quieren hablar así, que lo hagan. Cada uno es libre de hacer lo que le parece pertinente.
    El objetivo de esta entrada fue aclarar lo que correspondía. Pero parece que...

    O no se quiere entender buscando justificación de algo que no corresponde.
    O no se entiende porque el castellano parece ser difícil, sobre todo, para las nuevas generaciones que en la escuela han tenido que sufrir los embates de la destrucción educativa desde la década de 1990.

    Concretamente: Hoy, ni en la primaria ni en la secundaria se enseña ni siquiera las reglas ortográficas; de gramática, mejor ni nos acordamos. Y ya hay gente que propone hasta sacar la ñ, sacar la h, sacar las tildes, que sea lo mismo s-c-z. Increíble.

    ResponderEliminar
  115. Señor, esto es lo que dice la RAE en concreto:

    Presidenta.

    1. f. Mujer que preside.

    2. f. presidente (‖ cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).

    3. f. presidente (‖ jefa del Estado).

    4. f. coloq. Mujer del presidente.

    Me parece que estamos teniendo diferentes ideas sobre lo que quiere decir esto. Usted me dice que en las acepciones 2. y 3. la RAE está queriendo decir que presidenta es lo incorrecto y presidente es lo correcto. Yo en cambio interpreto que lo que está haciendo la RAE es dar una definición redundante, cosa que es habitual en los diccionarios. El gran problema es poder decir quién de los dos tiene razón y quién está equivocado y por qué. Explíqueme por qué piensa que esto quiere decir lo que dice usted y no lo que digo yo. Veo que esta discusión exacta se dio antes con otro forista, pero desembocó en una pelea y ninguno de los dos pudo ponerse de acuerdo. Si usted me explica quizá yo pueda entender, porque me parece que hay algo que yo no estoy entendiendo (o usted). Saludos

    ResponderEliminar
  116. En algo sí estamos de acuerdo, voy avisando: en que ahí la RAE no está diciendo "presidenta es el femenino de persidente". Está diciendo que presidenta "es un sustantivo femenino que se define como presidente".

    ResponderEliminar
  117. Hola Hernán:
    Esa definición ya ha sido publicada y explicada varias veces.
    Yo no peleo, trato de razonar y no insultar; lo de la pelea se debe a malos tratos que, creo, yo no tengo.
    La definición deja claramente constancia que "presidente", para Jefa de Estado, es femenino (por eso la f., de femenino).
    La primera acepción no hace referencia a jefaturas de Estado, ni a cabeza de un gobierno, ni consejo, etc.
    Pero reitero lo siguiente. En lo personal, que haya gente que quiera expresarse con "presidenta" me parece bien, cada uno se expresa como quiere. Sólo he llamado la atención sobre "lo que debería ser". Como tantas otras cosas que he marcado en mi última entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  118. Señor, por supuesto que entendí desde un principio que su intención era simplemente hacer una observación sobre "lo que debería ser", y no imponer nada a nadie. Lo que estamos discutiendo es si realmente "debería ser" como usted dice o no. Y creo que si los dos estamos acá es porque nos interesa discutir sobre estas cosas. Ante todo le pido perdón si, como creo entender de sus comentarios anteriores, algo de lo que dije lo ofendió. Voy al grano. Ocurre que los diccionarios suelen tener "definiciones redundantes" (o los clásicos "véase"), donde en lugar de dar una explicación, directamente explican con un sinónimo, o nos "llevan" a consultar la definición de otra palabra. Esto, no me negará Ud. que en algunos diccionarios es muy común (incluso en los enciclopédicos, ni hablo de los de bolsillo). Bien, yo estaba convencido (y no necesité meditarlo mucho, puesto que es lo que naturalmente pensé al verlo) de que la definición de "presidenta", en sus acepciones nº 2 y 3 del DRAE, era un caso más de "definición redundante". El enigma sería por qué por ejemplo en la primera definición de "presidenta" (como "mujer que preside") sí se da una explicación más extensa, a pesar de ser similar a la definición de "presidente" en su acepción de "persona que preside". Entendí que de ahí venía su tajante afirmación de que, si para las acepciones 2 y 3 el diccionario únicamente indicaba "presidente", esto no dejaba lugar a dudas de que el diccionario no admitía el uso de "presidenta" en esos casos. Ahora bien, lo que hice fue buscar algunas otras palabras que se me ocurría que también podrían tener una definición redundante ¿me hago entender?
    Bueno, resulta que no esto era más difícil de lo que creía, porque por lo visto la RAE no puede andar con esos hábitos. Sin embargo encontré algunas. ¿Cuáles? "ansí" (el arcaísmo del Quijote), "dotor" (un vulgarismo), "murciégalo" (por su etimología, era la forma original de murciélago, pero el DRAE no lo registra como un arcaísmo, sino simplemente como un sustantivo masculino sinónimo de "murciélago"). Esto llevaría a pensar que en realidad la RAE "corrige" estos términos como incorrectos, y nos lleva a consultar la forma correcta. En todo caso, si alguien no pudo entender esto antes, no es por falta de destreza en la interpretación de texto (como Ud. espetó varias veces incluso con gente que no lo había agredido) sino más bien por falta de destreza en la interpretación de cómo funciona este diccionario online en particular.

    ResponderEliminar
  119. Pero más allá de eso, creo que una buena consulta al Diccionario Panhispánico de Dudas, podría haber contribuido para bien a esta discusión desde hace tiempo. Alguien consultó, y trajo el link, pero no funcionaba porque, según parece, el DPD no registra la búsqueda en el URL de la página. El que quiera puede entrar y buscar "presidente" ("presidenta" lo llevará igualmente a "presidente"), y consultar lo que dice al respecto y los enlaces que incorpora, entre ellos este:
    Formación del femenino en profesiones, cargos, títulos o actividades humanas.
    Que entre otras cosas dice:
    "Aunque en el modo de marcar el género femenino en los sustantivos que designan profesiones, cargos, títulos o actividades influyen tanto cuestiones puramente formales —la etimología, la terminación del masculino, etc.— como condicionamientos de tipo histórico y sociocultural, en especial el hecho de que se trate o no de profesiones o cargos desempeñados tradicionalmente por mujeres, se pueden establecer las siguientes normas, atendiendo únicamente a criterios morfológicos."

    Y en su punto c) dice:
    "Los que acaban en -e tienden a funcionar como comunes, en consonancia con los adjetivos con esta misma terminación, que suelen tener una única forma (afable, alegre, pobre, inmune, etc.): el/la amanuense, el/la cicerone, el/la conserje, el/la orfebre, el/la pinche. Algunos tienen formas femeninas específicas a través de los sufijos -esa, -isa o -ina: alcalde/alcaldesa, conde/condesa, duque/duquesa, héroe/heroína, sacerdote/sacerdotisa (aunque sacerdote también se usa como común: la sacerdote). En unos pocos casos se han generado femeninos en -a, como en jefe/jefa, sastre/sastra, cacique/cacica.
    Dentro de este grupo están también los sustantivos terminados en -ante o -ente, procedentes en gran parte de participios de presente latinos, y que funcionan en su gran mayoría como comunes, en consonancia con la forma única de los adjetivos con estas mismas terminaciones (complaciente, inteligente, pedante, etc.): el/la agente, el/la conferenciante, el/la dibujante, el/la estudiante. No obstante, en algunos casos se han generalizado en el uso femeninos en -a, como clienta, dependienta o presidenta. A veces se usan ambas formas, con matices significativos diversos: la gobernante (‘mujer que dirige un país’) o la gobernanta (en una casa, un hotel o una institución, ‘mujer que tiene a su cargo el personal de servicio’)."

    ResponderEliminar
  120. Pero más allá de eso, creo que una buena consulta al Diccionario Panhispánico de Dudas, podría haber contribuido para bien a esta discusión desde hace tiempo. Alguien consultó, y trajo el link, pero no funcionaba porque el DPD no registra la búsqueda en el URL de la página. El que quiera puede entrar y buscar "presidente" ("presidenta" lo llevará igualmente a "presidente"), y consultar lo que dice al respecto y los enlaces que incorpora, entre ellos este:
    Formación del femenino en profesiones, cargos, títulos o actividades humanas.
    Que entre otras cosas dice:
    "Aunque en el modo de marcar el género femenino en los sustantivos que designan profesiones, cargos, títulos o actividades influyen tanto cuestiones puramente formales —la etimología, la terminación del masculino, etc.— como condicionamientos de tipo histórico y sociocultural, en especial el hecho de que se trate o no de profesiones o cargos desempeñados tradicionalmente por mujeres, se pueden establecer las siguientes normas, atendiendo únicamente a criterios morfológicos."

    Y en su punto c) dice:
    "Los que acaban en -e tienden a funcionar como comunes, en consonancia con los adjetivos con esta misma terminación, que suelen tener una única forma (afable, alegre, pobre, inmune, etc.): el/la amanuense, el/la cicerone, el/la conserje, el/la orfebre, el/la pinche. Algunos tienen formas femeninas específicas a través de los sufijos -esa, -isa o -ina: alcalde/alcaldesa, conde/condesa, duque/duquesa, héroe/heroína, sacerdote/sacerdotisa (aunque sacerdote también se usa como común: la sacerdote). En unos pocos casos se han generado femeninos en -a, como en jefe/jefa, sastre/sastra, cacique/cacica.
    Dentro de este grupo están también los sustantivos terminados en -ante o -ente, procedentes en gran parte de participios de presente latinos, y que funcionan en su gran mayoría como comunes, en consonancia con la forma única de los adjetivos con estas mismas terminaciones (complaciente, inteligente, pedante, etc.): el/la agente, el/la conferenciante, el/la dibujante, el/la estudiante. No obstante, en algunos casos se han generalizado en el uso femeninos en -a, como clienta, dependienta o presidenta. A veces se usan ambas formas, con matices significativos diversos: la gobernante (‘mujer que dirige un país’) o la gobernanta (en una casa, un hotel o una institución, ‘mujer que tiene a su cargo el personal de servicio’)."


    Saludos

    ResponderEliminar
  121. Este último post en especial de Hernán es imbatible e irrebatible. Estoy de acuerdo en un 100% con todo lo que dijo. Quería aclararle al señor Maglio que no soy kirchnerista, para que no piense que este debate está relacionado con la política. Soy la misma persona que firmó como anónimo antes de Hernán, saludos!

    ResponderEliminar
  122. Hola Hernán:
    Es decir, ya sabe que es "lo que debería ser" pero no es para todos porque muchos no conocen las reglas del castellano. Si dice que estamos discutiendo si "debería ser", entonces entramos en un terreno técnico específico en el que la gramática y las reglas específicas vigentes de la academia, "deben ser" cumplidas.
    No le niego que en algunos diccionarios es muy común lo que apunta, por eso siempre voy al diccionario de la RAE ya que muchos de los otros diccionarios tienen gruesos errores, incluso en la ortografía.
    Las definiciones 2 y 3 de la RAE no son redundantes. Tiene una f. seguida por "presidente". Es decir, "presidente" cuando se trata de un femenino. El masculino o femenino de "presidente" lo determina el artículo ¿o "la artícula"?
    La redundancia se utiliza cuando se utilizan sustantivos en un texto. Por eso, "todos y todas" está mal. Uno u otro engloba a masculinos y femeninos. Son las reglas, y aclaro que yo no las hice.
    En el punto c) me está dando la razón a mí, no entiendo su punto. Se puede ver claramente, por ejemplo... "...en algunos casos se han generalizado..." y eso no es que haya sido aceptado o que sea correcto. Pero si alguien lo quiere utilizar así, que lo haga, es libre de hacerlo.

    Por eso, sigo esperando...
    Presidento.
    Alcaldo.
    Agento o agenta.
    Conferencianto o conferencianta.
    ¡Y tantas otras más!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  123. Hola Sol:
    Aclarando "dijo Ramos"...
    A ver...
    El tema del kirchnerismo sale porque fue Cristina Fernández la que dijo, en la ceremonia de asunción, que la tratasen de "presidenta". A partir de allí surgieron algunas críticas en diversos medios y bitácoras que fueron contestados en forma virulenta, con insultos y amenazas a los escribientes en los comentarios.
    A partir de allí se desató una especie de "guerra santa" planteada por Aníbal Fernández a través del grupo que formó conocido como "blogueros K" que hasta cobran sueldo pagado por todos los argentinos.
    En tales disputas surgidas desde diciembre del 2007 jamás los kirchneristas habían planteado el asunto desde la lengua y su corrección o no, sino por una cuestión de "lealtad en la militancia hacia el líder".

    Acá he planteado el asunto desde la lengua y no desde fundamentalismos fanáticos que nada tienen que ver "con lo que debería ser". Por eso he tenido que aclarar el punto de dónde salió la "moda de presidenta" y, en cierta forma, "frenar" a los que venían aquí a insultar y amenazar (muchos mensajes he tenido que borrarlos por tal motivo). Algunas de esas personas entendieron y volvieron con otra tónica y plantearon sus comentarios desde información buscada para debatir desde la lengua y así todos nos beneficiamos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  124. A ver... yo tengo entendido que cuando un diccionario pone esas abreviaturas antes de la definición, son para indicar cómo está funcionando la palabra definida, no para para indicar nada sobre la definición. Por ejemplo:

    Mesa:
    1. f. Mueble, por lo común de madera, que se compone de una o de varias tablas lisas sostenidas por uno o varios pies, y que sirve para comer, escribir, jugar u otros usos.


    Como ahí la definición es un texto y no una sola palabra, no es tan difícil darse cuenta que lo femenino (f.) es "mesa", y no "mueble...".
    Lo mismo pasa con:

    "Presidenta":
    2. f. Presidente.
    3. f. Presidente.

    "Presidente" es la definición (¿Se entiende?), y las indicaciones como f., no actúan sobre la definición, sino sobre lo definido, son para indicar el género (u otra función) de lo que está siendo definido. ¿Me explico? Al menos así lo entiendo yo.

    Ya sé, ahora me va a decir que tengo un problema de interpretación de texto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  125. Creo que este enlace que puse antes también es importante para entender el tema.
    Esto dice:
    Presidenta es la forma femenina de presidente. Está aceptada por el DRAE y el DPD. La definición del DRAE en su quinta edición, de 1803, es (la ortografía es la de la época):

    PRESIDENTA. s. f. La muger del presidente, ó la que manda y preside en alguna comunidad. Praesidis uxor, praeses faemina.

    Así, se pueden encontrar ejemplos en el CORDE como el siguiente, de un acta notarial de 1614:

    [...] otorgó por esta carta que nombraba y nombró por presidenta y priora del dicho convento y monasterio y fundacion que ansi tiene hecha [...]

    Por otra parte, la Gramática de la Academia de 1917 decía:
    Y una vez hechos adjetivos, han pasado algunos a substantivos, como dependiente, escribiente,figurante, presidente, sirviente, etc., de los cuales a los tres últimos se les ha dado, además, terminación femenina para cuando designen seres de este sexo; así: figuranta, presidenta, sirvienta.


    A esto agregan que La Academia aclara en "-nte":

    Muchos de estos adjetivos suelen sustantivarse, y algunos se han lexicalizado como sustantivos y han generado, a veces, una forma femenina en -nta.

    Esto sería suficiente para desmentir que la forma -nta es completamente incorrecta porque "violaría" la formación del participio activo latino como sostiene Ud. Pero aún así no es suficiente porque Ud insiste en interpretar que la RAE no acepta el uso de "presidenta" para una jefa de estado, basándose en que dice
    "Presidenta:
    2. f. Presidente"...

    ResponderEliminar
  126. Hola Hernán:
    1) El enlace que puso lleva a lo mismo que estamos hablando aquí. La dirección de la cita 1 va a la definición de la RAE. La cita 2 dice lo mismo y que "presidenta" es de uso extendido o mayoritario en determinadas comunidades. Y, además, esa entrada tiene un enlace bien remarcado en mayúsculas: GÉNERO. Pulsando allí le da la explicación sobre el tema de los sustantivos en profesiones, cargos, títulos o actividades humanas (punto 3 que tiene subpuntos con letras; el de esta discusión está en el punto c).
    2) Muy divertido es ver en el punto b) el tratar igual a "presidente" con "presidenta" y que alguien quiera justificar la existencia de...
    Atleto.
    Cineasto.
    Guía (en sustantivo, no verbo).
    Terapeuto.
    Pediatro.
    Etc.

    Lo que transcribe, "Presidenta...", repito una vez más, la RAE lo acepta para determinados usos. Para Jefe de Estado, no.

    Muy lindo lo de 1803 y más lo de 1614. Pero creo que acordará conmigo que si llegásemos a expresarnos como en aquellos días pocos nos entenderíamos. La lengua ha ido evolucionando. Y, justamente, los cambios son de cuidado y por eso he llamado a tener en cuenta el tema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  127. Muy bien, pero ¿en qué se basa para decir que la RAE no acepta "presidenta" para jefa de estado? Mi penúltimo comentario intenta dar una explicación a eso, pero Ud no me ha comentado nada, sólo insiste sobre lo mismo. Diálogo de sordos. Por las dudas se lo transcribo:
    A ver... yo tengo entendido que cuando un diccionario pone esas abreviaturas antes de la definición, son para indicar cómo está funcionando la palabra definida, no para para indicar nada sobre la definición. Por ejemplo:

    Mesa:
    1. f. Mueble, por lo común de madera, que se compone de una o de varias tablas lisas sostenidas por uno o varios pies, y que sirve para comer, escribir, jugar u otros usos.

    Como ahí la definición es un texto y no una sola palabra, no es tan difícil darse cuenta que lo femenino (f.) es "mesa", y no "mueble...".
    Lo mismo pasa con:

    "Presidenta":
    2. f. Presidente.
    3. f. Presidente.

    "Presidente" es la definición (¿Se entiende?), y las indicaciones como f., no actúan sobre la definición, sino sobre lo definido, son para indicar el género (u otra función) de lo que está siendo definido. ¿Me explico? Digo esto porque Ud afirma que esa definición se lee
    "Presidenta: debe decirse Presidente, que ya es femenino"
    Pero afirmar que eso se lee así es completamente falso. En realidad se lee:
    "Presidenta: sustantivo femenino que significa Presidente".
    Al igual que "mesa" no se lee
    Mesa: sustantivo incorrecto, debe decirse "mueble, por lo general de madera...", porque eso es el verdadero femenino
    Se lee, como cualquiera puede darse cuenta, así:
    Mesa: Sustantivo femenino que significa "mueble, por lo general de madera..."

    No sé si me explico...

    ResponderEliminar
  128. Wow, de verdad que cuesta entender que un profesor no pueda entender algo tan simple!! Y después se escandalizan por cómo está la educación... Mis felicitaciones al señor Hernán por su gran claridad y sobre todo su PACIENCIA para explicar una y otra vez lo mismo. En mi caso, confieso que hace rato hubiera desistido. Hasta una simple sirvienta (o sirviente?) lo hubiera entendido ya desde el principio...

    ResponderEliminar
  129. Hola Herán:
    Esto que estás planteando ahora ya fue explicado más arriba.
    Un mueble puede ser una silla o una mesada.
    Los sustantivos que estás planteando tienen género. Silla es femenino. Mueble es masculino. Mesa es femanino.
    Por eso, lo que escribe: "...no es tan difícil darse cuenta que lo femenino (f.) es 'mesa', y no 'mueble'..." no es correcto. Mesa y mueble no son sinónimos.

    El género de los sustantivos terminados en "ente" lo establece el artículo. Ya se ha dicho tantas veces... Son reglas del idioma castellano.

    También escribe: "...y las indicaciones como f., no actúan sobre la definición, sino sobre lo definido, SON PARA INDICAR EL GÉNERO...". Entonces le digo: SI LA F. ES PARA INDICAR EL GÉNERO ¿QUÉ HACE UNA F. AL LADO DE "PRESIDENTE" CUANDO SE UTILIZA PARA MUJER?
    Y en las acepciones del a 1 a la 4 están claramente especificadas las acepciones según para qué se utilice la palabra. Por eso, para "Jefe de Estado" se utiliza "presidente", ya sea hombre o mujer.

    ResponderEliminar
  130. Anónimo de las 9:44 AM:
    1) Desde el anonimato es muy fácil denigrar y agredir a las personas. Pero lo tomo como de quién viene.
    2) Sobre el entendimiento: Si no se entiente la acepción 2 ni la acepción 3, donde dice claramente f. presidente ¿quién es el que no entiende?
    3) Ya expresé varias veces: Ustedes digan como se les antoje. Eso no quita que las reglas del castellano expresen otra cosa. Ustedes deciden, no soy yo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  131. Víctor García de la C.26 de noviembre de 2010, 3:20 p. m.

    El nombre "presidenta" es admitido por nuestra Academia en sus cuatro acepciones, tal como lo registra el Diccionario en su última edición. Las no. 2 y 3 son definiciones por remisión, y por tanto indican el uso indistinto de ambos vocablos.

    ResponderEliminar
  132. "¿QUÉ HACE UNA F. AL LADO DE "PRESIDENTE" CUANDO SE UTILIZA PARA MUJER?"

    Le contestaré a esa pregunta porque al parecer no ha entendido ni siquiera lo que yo estoy queriendo decir. Y justamente estoy queriendo decir que F. indica simplemente que "presidenta" (lo definido) es femenino (una redundancia si se quiere). NO está indicando que "presidente" (la definición) sea femenino, primero porque los diccionarios no funcionan así, como ya se lo expliqué anteriormente, y segundo porque eso ya se indica en la definición de "presidente" (donde la abreviatura com. corresponde a "sustantivo común a ambos géneros").

    Ya que alguien trajo el ejemplo de "sirviente", lo voy a usar, en este caso, para ilustrar como funciona el diccionario.
    Sirviente:

    (Del ant. part. act. de servir; lat. servĭens, -entis, part. act. de servīre, servir).


    1. adj. Que sirve. U. t. c. s.

    2. m. servidor (‖ persona adscrita al manejo de un arma, de una maquinaria o de otro artefacto).

    3. com. servidor (‖ persona que sirve como criado).

    Siguiendo la lógica suya, acá en la acepción 3., que sólo contiene un enlace a la definición de servidor, se estaría indicando que para "persona que sirve como criado" no es válido decir sirviente, sino que lo válido sería "servidor" (cosa que, de ser así, yo recién me estaría enterando).

    Como dijo Victor García en el anterior comentario, son definiciones por remisión, no están indicando que una sea la cosa correcta y la otra la incorrecta. Espero que esta vez entienda qué es lo que estoy queriendo decir.
    Saludos

    ResponderEliminar
  133. Confirmo nuevamente lo expuesto por Hernán. Siguiendo el ejemplo que dio con la palabra sirviente, cabe agregar que la abrev. ‘com.’(=gén. común) claramente refiere a la palabra sirviente, no a servidor, lo cual demuestra la invalidez del argumento por ud. esgrimido. Quería aclarar también que ‘la moda de presidenta’ como usted dice no surgió en la Argentina con la asunción de CFK. El antecedente más reciente lo tenemos en Chile, donde también fue tema de debate si usar una u otra forma para referirse a la señora Bachelet. Naturalmente, como era de esperar –y lo podemos comprobar en el buscador–, se impuso la opción ‘presidenta’, lo cual no significa que decir ‘la presidente’ sea incorrecto, sino más bien demuestra una vez más que en el lenguaje el uso siempre se impone a la norma. Saludos ;)

    ResponderEliminar
  134. Hernán, como quiera usted. Es libre de hacer su elección e interprételo como mejor le parece. Ya lo he dicho anteriormente.

    Sol, igual a lo que he dicho a Hernán más lo siguiente...
    La moda a la que me refiero es sobre Argentina. Chile es otra sociedad y no me he puesto a analizarla en este punto ya que no tengo tanto tiempo ni es un tema que me quite el sueño. Tampoco a la de Perú, El Salvador, Venezuela, Nicaragua, Filipinas, etc.

    Mientras tanto, sigo esperando al "presidento".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  135. A los que entran a este blog por primera vez para desasnarse, NO se gasten en tratar de explicarle a Maglio, ni pierdan su valioso tiempo en leer sus comentarios, a no ser que quieran ser testigos de algo desopilante e insólito: cómo alguien que se dice profesor no llega a entender algo tan básico como es interpretar un diccionario. Gracias a: Víctor, David, Pablo, kei9 (ídolo!), Leo, Carlos, desacatado, Hernán (el que más se esmeró), Sol, algunos anónimos y, como si fuera poco, hasta una intervención oficial tuvimos, quienes trataron de todas las formas posibles de hacerle entender al prof (??) Maglio que el DRAE acepta la palabra presidentA en su acepción de jefA de Estado; al parecer sin obtener resultados hasta ahora. Es un caso perdido, jamás le caerá la ficha. De todos modos, gracias a todos y a todas por sus brillantes cátedras gratuitas y desinteresadas. La genta sabrá sacar sus conclusiones. Hasta la victoria siempre!!!

    ResponderEliminar
  136. Gracias KRIS, es muy amable de su parte. Sobre todo, porque veo en su texto que es partidaria/o de no cumplir con las reglas del castellano. Quizá sea usted una persona más pionera en la reforma de una "lengua dictatorial, pacata y fuera de época".
    Muy agradecido.

    ResponderEliminar
  137. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  138. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  139. Bueno, para zanjar la cuestión, hay varias cosas que se pueden pasar en limpio:

    1) Que los sutantivos derivados de un participio activo latino no acepten la forma -nta queda desmentido por los varios ejemplos de estos sustantivos en los cuales se acepta su uso desde tiempo ha (ej. más contundente: "sirvienta"). A esto se suma el proceso de sustantivación del que habla la RAE, un proceso que propicia la aparición de estas formas "exclusivamente femeninas" (hay citas textuales de la RAE más arriba).

    2) En vista de mis explicaciones sobre las abreviaturas en los diccionarios y de las explicaciones de otros usuarios sobre las definiciones por remisión, que indican el uso indistinto de ambos vocablos, y no la corrección de uno u otro como sugería el señor Maglio (ver ejemplos de este tipo de definiciones en "presidenta", "sirviente", "murciégalo", "dotor" y "ansí"): Queda aclarado que la RAE acepta el uso del vocablo "presidenta" como válido en todas sus acepciones. Y que es completamente falso que la RAE lo acepte en unas y no en otras, o que la f. junto a la definición se refiera a la definición misma y no a la palabra que está siendo definida.

    3) Queda refutado que la RAE no sea confiable por haber aceptado el uso de "presidenta", ya que el mismo señor Maglio utiliza como argumento la definición de la RAE (aunque dando una interpretación lamentablemente falsa).

    4) Debería descartarse la idea de que la Constitución Nacional no acepta ningún cargo con el nombre de "presidenta". Ese argumento se salía ya de los criterios estrictamente gramaticales, y entraba en el peligroso terreno de la categorización jurídica, donde tampoco serían válidos cargos como "senadora", "gobernadora" o "diputada", ya que (aunque existan como palabras indiscutiblemente válidas) "no están escritos en la letra de la Constitución".

    5) Queda asentado que discusiones similares se han dado no sólo en la nuestra sino también en otras sociedades del mundo hispanohablante, en donde ha primado el criterio del uso de "presidenta" como una variante válida de "presidente", aceptada por la RAE por ser un participio activo sustantivado.

    6) La conclusión más importante: tanto "presidenta" como "presidente" son términos válidos para el género femenino. (A menos que se politice el debate, con la intención de "no darle el gusto" a CFK, y se intente demostrar que la expresión es incorrecta, por ejemplo para atribuirle a la presidenta el tan mentado "autoritarismo, incluso para violar las normas del castellano a su gusto").

    Agredezco a todos por esta discusión, especialmente al señor Maglio por su espacio en este blog, su tiempo, su dedicación y su preocupación por la lengua castellana. Agradezco también los comentarios de Sol, Víctor García, Kris y del último anónimo por su apoyo, sus argumentos y su dedicación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  140. Hola de vuelta :) Tengo entendido que el idioma castellano es uno solo –más allá de los diversos regionalismos–, por eso creí necesario mencionar el caso de Chile. Lo que no considero necesario es el uso de ‘presidento’, como usted dice ya que ‘presidente’ permanece bien consolidado –al menos por ahora. Sin embargo, como usted sabe, ha habido la necesidad de crear ‘modisto’ y no veo ningún obstáculo para que así sea, ya que es un oficio que, a diferencia del de presidente, ha sido generalmente practicado por mujeres. Por eso quisiera insistir en el hecho de que si el lenguaje fuera rígido y no admitiera cambios, es muy probable que hoy estuviéramos hablando y escribiendo, ya no en latín, sino en sánscrito! jajaja. Saludos.

    ResponderEliminar
  141. Quería decir que estoy crispada con usted, profesor porque después de tanto tiempo mantiene su necedad de no querer reconocer su error. Esto es lo que dificulta el entendimiento entre las personas y no el hecho de cambiar una simple vocal a una palabra, como usted dice. Si no, fíjese: ya hace 3 años que escribió su artículo, hicieron falta 150 comentarios que le explicaron cómo se debe decir y ni siquiera así ha reconocido todavía que está equivocado. Sería bueno que diera el ejemplo como profesor, dejara de ser necio y corrigiera su artículo de una buena vez.

    ResponderEliminar
  142. Creo que la resistencia a aceptar la palabra se da por creer erróneamente que 1) es un neologismo inventado por capricho feminista, cuando en realidad está diccionarizada hace mucho tiempo; 2) su uso desplaza o deja sin efecto al de para referirse a una mujer. Pero al final, como siempre, el tiempo y la costumbre juegan su papel. Ya que comentaron el caso de Chile, quizá les interese saber que ahora también en Brasil (3º país de Sudamérica donde por 1ª vez una mujer es elegida presidente), se puso de moda decir y ganó terreno mucho más rápido que en Argentina; será porque son más libres.

    ResponderEliminar
  143. Queridos lectores, nuestro idioma se rige por algo más que simples normas, reglas, feminismos y machismos, la base del español es ser un idioma romántico y de una fonética armoniosa, aunque para eso deba de pasarle por encima a cualquier género y como ejemplo usare:
    El agua, palabra supuestamente femenina, pero que la acompaña un artículo masculino en primera estancia, pero como decía que en nuestro idioma lo importante es la fonética, les invito a transformar de singular a plural y verán que quedara: Las aguas, transformando el artículo masculino en femenino. Así muchas otras palabras traspasan la barrera del género como:
    El arpa, el arma, el aura, esto mismo pasa en nombres de animales, nadie dice el balleno, o la cocodrila. Estoy de acuerdo con Martin Maglio, no debemos de prostituir nuestro idioma por simples caprichos feministas o ignorancia.

    ResponderEliminar
  144. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  145. C Spada, le borro el mensaje porque profiere agresiones que no están permitidas en esta bitácora. Y mucho menos, dirigidas a personas que vienen a comentar aquí; esta es mi casa y ustedes invitados; usted debe comportarse con respeto hacia mí y hacia los demás.

    ResponderEliminar
  146. Ok, reconozco que estuve un poco directa con mi comentario y pido disculpas por eso. De todos modos, no puede acusarme de nada ya que lo que dije es verdad, y con la verdad no ofendo... Por eso le aclaro que no voy a cambiar mi opinión que tengo hacia aquellos maestros ciruela que encima se la dan de sabihondos cuando en realidad no hacen más que confundir. En cuanto al comentario anterior, permítame reiterar que se equivoca cuando dice que las palabras femeninas iniciadas y terminadas en a que menciona cambian de género, ya que el artículo masculino solo se usa para evitar la cacofonía. Así, “el agua”, “el alma”, etc. siguen siendo femeninas y por lo tanto no son comparables con los epicenos que nombró ni mucho menos con el tema que se ha estado discutiendo hasta ahora.

    ResponderEliminar
  147. C Spada, le aclaro lo siguiente...

    1) jesusyar en ningún lugar expresa que las palabras aludidas cambian de género. En la expresión, como usted remarca al igual que jesusyar, se utilizan diversos artículos de distinto género para evitar la cacofonía. Por favor, lea bien y no interprete lo que le venga en gana.
    2) La verdad que usted aporta es la misma que aportó jesusyar, están diciendo lo mismo con distintas palabras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  148. Como dije en el comentario que usted me censuró, está claro que ambos pertenecen a la misma escuela, la de mezclar y enredar todo como se hace con una compra de verdulería; se quieren comparar papas con manzanas y frutillas. Por eso voy a evitar seguir discutiendo sobre algo que no tiene caso y que además se aparta del tema en cuestión, repetido hasta el cansancio por la mayoría de los participantes: ES CORRECTO DECIR PRESIDENTA.

    ResponderEliminar
  149. C S, yo no le censuré ningún mensaje. Usted escribió de una manera totalmente desubicada y agresiva insultando a un forista. Eso no corresponde.
    Si usted está acostumbrada a andar por la vida patoteando, es cosa suya, pero hágalo en su casa, no en la mía.
    Si para usted es correcto decir "presidenta", hágalo, es su elección. Pero respete y si no sabe hacerlo, aprenda.

    ResponderEliminar
  150. C S hizo otro comentario

    Usted se contradice todo el tiempo y lo más cómico es que no se da cuenta y tergiversa todo a su antojo. Que sea su blog no significa que los comentarios no puedan discrepar de su deficiente manera de ver las cosas. Basta con leer algunos posts aquí para confirmar lo que digo. Sus últimas contradicciones: “yo no le censuré ningún mensaje”- falso “Usted escribió de una manera totalmente desubicada y agresiva insultando a un forista” -también falso. Lo único que dije es que parecía un comentario de alguien adolescente por los errores de todo tipo que tiene. Es mi opinión y creo que en democracia tenemos la libertad de expresarnos, con respeto por supuesto. Proferir insultos es otra cosa. Y ahora lo dejo porque tengo que seguir corrigiendo en otros blogs. No sin antes decirle que esta otra afirmación suya también es falsa: “Si para usted es correcto decir presidenta, hágalo”, ya que es la RAE la que decidió validar esa palabra.

    Le aclaro algunas cositas:

    1) Si habla de democracia, debe dejar de lado la prepotencia porque si alguien se cree "maestra ciruela", esa es usted.
    2) Siga con su cruzada santa en las bitácoras; así sigue demostrando su autoritarismo. ¿No es que en democracia todos tenemos derecho a expresarnos? ¿Quién se contradice?
    3) Lo que dice sobre la RAE es una interpretación suya, como hay muchas otras diferentes. Aprenda respetar.
    4) Sí, insultó y acá no se lo permito y por eso le borré el mensaje.

    ResponderEliminar
  151. Estimada gente

    He abierto otra entrada específica para los que quieran agredir, insultar, amenazar, etc.

    Se llama Insultos, descalificaciones, ataques, etc. y la tienen en el listado de Entradas Importantes.

    Allí pueden publicar en los comentarios todo lo que quieran sin que los mismos sean borrados. Allí "vale todo", hagan catársis, vamos que los espero (y hasta me parece divertida esta propuesta para todos aquellos que les moleste las cosas que se dicen aquí).

    Saludos.

    ResponderEliminar
  152. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  153. Cris S, le moví el comentario a donde corresponde:
    Insultos, descalificaciones, ataques, etc.

    Quizá no se había dado cuenta.
    Ah, una cosita más, es "ciruela" y no "siruela".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  154. La terminacion o sufijo ''ente'' se refiere a la capacidad de accion de algo o alguien, y no se usa con un genero que indique quien lo hace, se complementa con un articulo o nombre el cual si indica genero... por ejemplo piensen un poquititito, soy maestra, ¿entonces tengo estudiantes y estudiantas? o ¿si mi compañero es docente yo soy docenta? es cuestion de razonamiento, soy mujer y me ofende mas que duden de mi capacidad para desempeñarme en alguna actividad por mi genero,que el hecho de que se pronuncie sonrienta, intendenta, ardienta, carenta...y muchos ejemplos mas que ya suenan ridiculos y estan por demas

    ResponderEliminar
  155. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  156. 1) CS ha escrito un comentario el 3/12 a las 11:01 pm y fue removido a... Insultos, descalificaciones, ataques, etc.

    2) "Siruela" no está registrada en el diccionario. NO existe. http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=siruela

    3) Gracias ana_gro por su comentario. Es algo demasiado simple y no se entiende. ¡Qué se le va a hacer!

    ResponderEliminar
  157. Al final hay que explicarle todo a usted, profesor. Por qué no nos había dicho que es profesor pero de educación física? Así se hubiera entendido desde el principio que lo del idioma no es lo suyo. Siruela es nombre propio, por eso no está en el DRAE. Igual, no se preocupe si no entiende todo lo que hasta aquí le hemos explicado, es lógico que un maestro de niveles inferiores no pueda captar lo que corresponde a niveles superiores. Siga estudiando, tal vez algún día muy lejano pueda comprender siquiera esto. Para terminar la clase de hoy y no agotar su capacidad cerebral amébica le dejaré estos dos útiles refranes para que tome conciencia de su limitación actual: “No pidamos peras al olmo”, “El que nace para pito nunca llega a corneta” Ve usted cómo es de injusto, profesor? Lo instruimos y nos paga con censura. Es para que lo piense, no?

    ResponderEliminar
  158. Esto no es una discusion idiomatica, aunque lo pretenda ser. Lamentablemente el termino 'presidenta' existe en la RAE y por lo tanto no es incorrecto usarlo (digo lamentablemente porque a mi tampoco me gusta por todas las razones expuestas y con las que coincido).
    Por otro lado se esta usando esto para solopadamente, y a veces no tanto, dividir las aguas politicas.
    Gente, TODOS deberiamos ser mas tolerantes y respetuosos aun en la discrepancia.

    ResponderEliminar
  159. Feliz año.

    De acuerdo con usted. Que la real academia de la lengua haya incorporado un error en su diccionario no lo legitima. No dejará de ser un error, de la misma forma que con la palabra "dotor".

    Una cosa es la evolución del castellano (de "fazer" a "hacer", por ejemplo), y otra es la involución, incorporando al Diccionario errores como "dotor"; generados por un desprecio sistemático al idioma entre los iberoamericanos.

    Un error puede ser autorizado por la RAE, por el Vaticano, por la UNASUR, hasta por la PRESIDENTE Kirchner: No dejará de ser un error. Quien no pueda comprender ésto y tampoco pueda entender la diferencia entre evolución e involución, va más allá de ser ignorante: Es contumaz en su defecto y no merece más comentarios en respuesta que los insultos que el mismo da.

    Profesor, quizá es un poco tarde, pero no está de más recordarle la enseñanza del Nazareno: No dé lo que es santo a los perros ni arroje sus perlas a los cerdos.

    Y disculpe si mi comentario ha sido áspero, pero realmente estoy indignado con los insultos que usted ha recibido injustificadamente. Uno puede discrepar, pero no sé por qué agredir en ese disenso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  160. Gracias Anónimo por su comentario. Es muy amable y ¡feliz año para todos!

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  161. C S:
    1) No puede tener idea de dar clases y lecciones sobre el castellano cuando no realiza la apertura de las interrogaciones.
    2) "Siruela" puede haber sido utilizado como nombre propio (no conozco a nadie con tal nombre, pero puede ser). En todo caso, le aclaro que tengo alumnos con nombres mal escritos. ¿Quién tiene la culpa, el Registro Civil o sus padres? Quizá en algún caso sea un empleado que escribió mal por ignorancia o la ignorancia está del lado de los padres al no saber escribir correctamente o, de saber hacerlo, de no controlar cómo fue realizado el documento de sus hijos.
    3) Censura nada tiene que ver con mover un mensaje a otro lado. Es una cuestión de ordenamiento, de educación.

    ResponderEliminar
  162. Señor Maglio.
    Le aconsejaría que no siga respondiendo a quienes no vienen a comentar sobre la lengúa o su post, si no ha hacer política, es inútil que quiera luchar contra la fe que tienen. Ellos lo van a discutir hasta la muerte que es presidenta, más allá de los argumentos lógicos que usted plantea, que no tienen que ver con lo que plantea Voloshinov, y salta a la vista de quien quiera pensar un poco. Pero bueno, muchos igual la pelean porque piensan que se está hablando es "la arena de lucha de clases", y por lo tanto la pelean (por el modelo), ya la ven en todos lados, enfermizamente. Por lo tanto, le reitero mi consejo, no se gaste!

    ResponderEliminar
  163. Gracias Javier. Y sí, creo que tienes bastante razón, pero una cuestión de educación me dice que "debo" tener presente a una persona que comenta algo contestándole mi parecer.
    Claro, como bien dice, es una cuestión que está más allá de los argumentos que se puedan plantear. Ese es tema de otra entrada (ya está planteado en otras entradas, pero amerita una bien específica).
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  164. Javiercito y Martincito:

    No le tengan miedo a "hacer política", ya que todo lo que hacen, todos sus actos humanos, todas las tomas de posición, en todo ámbito y en correlación con quien sea, es política. Inclusive este asunto de si es "presidente" o "presidenta" también presupone una toma de posición política.
    Y quieran o no, sea premeditado o no, sea con intencionalidad o no, el opinar que se debe decir "la presidente" es, de alguna forma, confrontar con lo que nuestra presidenta opina al respecto. Por más que no sea ése el efecto deseado, es algo que ocurre indefectiblemente. Y no es algo bueno ni malo, simplemente es. Basta con asumirlo nomás.
    Ahora, para sacarme una duda que tengo, quisiera hacer la siguiente pregunta:

    Martín: ¿Estás en general de acuerdo o más bien en desacuerdo con el modelo que este gobierno impulsa?

    ResponderEliminar
  165. Profesor, no le responda a pablito la pregunta que esta haciendo. Busca hacerlo caer en una trampa para desviar un debate académico para el cual él no tiene más argumentos y hacer caer este tema en una diatriba política ajena al objetivo del tema.

    A ver, pablito: Yo creo que dos más dos son cuatro. ¿Qué toma de posición política hay allí? ¿Derecha, izquierda o centro?

    ¡Ja!

    ResponderEliminar
  166. Pablo y anónimo, aclaro algo: Esta entrada es para dejar argumentos a favor y en contra respecto de la lengua castellana en el tema preciso de si "presidenta" es correcto o no para dirigirse al cargo que ocupa Cristina Fernández.
    Por eso, Pablo, discúlpame pero contestar aquí esta pregunta no corresponde y Anónimo tiene razón en este punto.
    Saludos a ambos y ¡felicidades para este 2011!

    ResponderEliminar
  167. Pablo, veo que no podes opinar sin salir de tu posición despectiva a los demás (nadie es dueño de la verdad) cosa que haces al llamarme javiercito. En eso ya se denota tu posición, claramente.
    Segundo, coincido, desde tu perspectiva todo es toma de posición política, y quizás a la manera de Laclau. Todo es lucha para vos, como decís. No tengo miedo a hacer política, en todo caso en el ámbito adecuado está bien. Pero otra cosa es andar por doquier intentando hacer ver las cosas, peleando, luchando con violencia en el discurso contra gente que tiene una opinión contraria , para que las cosas se vean como a uno le parecen, cuando, antes que eso, se deberían pensar y respetar que hay otras formas de pensar, pero eso no quiere decir que sea el enemigo, ni que se lo deba aplastar, algo incoherente de parte de muchos que hoy olvidan eso mientras hablan mucho de tolerancia y diversidad (muy parecido a las religiones no?). Dicho sea de paso creo que ese será el principal problema de la ley de medios, sólo querrán reflejar su modo de ver las cosas, o por poner de ejemplo con la posición que más dicen confrontar, piensan dar licencias a medios de orientación política contraria en igual proporción, no lo creo, sin embargo existen y deben tener el mismo trato (o, al igual que con la religión, no debe ser "laico de partidos e ideologías" el Estado, salvo que se esté hablando de dejar de ser una República). En este mundo, en esta sociedad, y a lo largo de la historia, vivimos personas diferentes, con visiones diferentes, hay que aceptar eso, para vivir en paz, lo que no quiere decir no debatir, pero cosa diferente es violencia como la ejerces en tus comentarios, eso es otra cosa, no política.

    ResponderEliminar
  168. Saludos, gente. Quisiera aportar al debate, extractando mínimamente un par de artículos publicado por Ricardo Soca - académico de nuestra lengua- en su página del español. Recomiendo su lectura aquí:
    elcastellano.org/ns/edicion/2010/mayo/normas.html
    elcastellano.org/ns/edicion/2010/julio/academia.html
    La autoridad que desde un principio se atribuyó oficialmente a la Academia en materia de lengua, unida a la alta calidad de la primera de sus obras, hizo que se implantase en muchos hablantes —españoles y americanos—, hasta hoy, la idea de que la Academia dictamina lo que debe y lo que no debe decirse. Incluso entre personas cultas es frecuente oír que tal o cual palabra “no está admitida” por la Academia y que por lo tanto “no es correcta” o “no existe”. En esta actitud respecto a la Academia hay un error fundamental, el de considerar que alguien —sea una persona o una corporación—tiene autoridad para legislar sobre la lengua. La lengua es de la comunidad que la habla, y es lo que esta comunidad acepta lo que de verdad existe, y es lo que el uso da por bueno lo único que en definitiva es correcto.
    La función principal de la lengua es comunicar, transmitir ideas de tal modo que el mensaje sea recibido e interpretado por quien lo recibe con el mismo contenido con que fue emitido. Ésta es la función fundamental. Todo lo demás es accesorio. Si es preciso inventar una palabra que el destinatario pueda entender, si es necesario recurrir a un extranjerismo para transmitir mejor un contenido, es lo correcto, es lo cierto, es lo que tienen que hacer los hablantes y los trabajadores de la lengua. Los diccionarios vendrán después, a incorporar ese uso cuando corresponda.
    La tarea de las academias hoy —lo ha dicho en varias ocasiones el propio director de la RAE, Víctor García de la Concha— es meramente notarial. Más a tono con las prácticas de la Lingüística, la «docta casa» se limita a incorporar el uso real registrado en la prensa y en la literatura y derivar de allí los significados y la normativa.
    En cuanto a palabras como PRESIDENTA y jueza, se originaron en forma agramatical y con base en prejuicios preponderantemente feministas, pero fueron impuestas por la prensa y están incorporadas al habla, en los periódicos y en la literatura, de modo que no cabe a la Academia calificarlas como agramaticales y decretar simplemente que no existen, como muchos proponen.
    Un concepto con el que los estudiosos y los trabajadores de la lengua tropezamos con frecuencia es el de la defensa del idioma¸ como si el castellano fuera víctima de ataques de algún enemigo ignoto y fuera preciso defenderlo como si de molinos de viento se tratara. El enemigo, en este caso, es la introducción de "impurezas" en la lengua, de la penetración de vocablos de otros idiomas, de la corrupción de la lengua. Todos estos son conceptos ajenos a la Lingüística, una ciencia que sólo reconoce una única ley general que es común a todos los idiomas en todas las épocas históricas: la Ley del cambio. Las lenguas están cambiando permanentemente. La pureza y la impureza son pues categorías ajenas a la Lingüística pero, si aun así queremos ver nuestra lengua con esos ojos, tenemos que admitir que si hay algo que el idioma castellano no tiene es "pureza" entendida como muchos la conciben, como la pureza de estar libre del influjo de otras lenguas.Vale la pena recordar aquí de dónde proviene el idioma que hablamos. El español no es otra cosa que un latín con dos milenios de evolución, un latín impuro y corrompido, según los criterios de los puristas.
    Estemos atentos a la norma, usémosla como referencia, como modelo,pero al mismo tiempo movámonos al ritmo de las transformaciones de la sociedad, estemos atentos al cambio lingüístico, que siempre precederá a las normas, a las Academias y a los Diccionarios.

    ResponderEliminar
  169. Saludos, gente. Quisiera aportar al debate, extractando mínimamente un par de artículos publicado por Ricardo Soca - académico de nuestra lengua- en su página del español. Recomiendo su lectura aquí:
    elcastellano.org/ns/edicion/2010/mayo/normas.html
    elcastellano.org/ns/edicion/2010/julio/academia.html
    La autoridad que desde un principio se atribuyó oficialmente a la Academia en materia de lengua, unida a la alta calidad de la primera de sus obras, hizo que se implantase en muchos hablantes —españoles y americanos—, hasta hoy, la idea de que la Academia dictamina lo que debe y lo que no debe decirse. Incluso entre personas cultas es frecuente oír que tal o cual palabra “no está admitida” por la Academia y que por lo tanto “no es correcta” o “no existe”. En esta actitud respecto a la Academia hay un error fundamental, el de considerar que alguien —sea una persona o una corporación—tiene autoridad para legislar sobre la lengua. La lengua es de la comunidad que la habla, y es lo que esta comunidad acepta lo que de verdad existe, y es lo que el uso da por bueno lo único que en definitiva es correcto.
    La función principal de la lengua es comunicar, transmitir ideas de tal modo que el mensaje sea recibido e interpretado por quien lo recibe con el mismo contenido con que fue emitido. Ésta es la función fundamental. Todo lo demás es accesorio. Si es preciso inventar una palabra que el destinatario pueda entender, si es necesario recurrir a un extranjerismo para transmitir mejor un contenido, es lo correcto, es lo cierto, es lo que tienen que hacer los hablantes y los trabajadores de la lengua. Los diccionarios vendrán después, a incorporar ese uso cuando corresponda.
    La tarea de las academias hoy —lo ha dicho en varias ocasiones el propio director de la RAE, Víctor García de la Concha— es meramente notarial. Más a tono con las prácticas de la Lingüística, la «docta casa» se limita a incorporar el uso real registrado en la prensa y en la literatura y derivar de allí los significados y la normativa.
    En cuanto a palabras como PRESIDENTA y jueza, se originaron en forma agramatical y con base en prejuicios preponderantemente feministas, pero fueron impuestas por la prensa y están incorporadas al habla, en los periódicos y en la literatura, de modo que no cabe a la Academia calificarlas como agramaticales y decretar simplemente que no existen, como muchos proponen.
    ...

    ResponderEliminar
  170. ...cont.
    Un concepto con el que los estudiosos y los trabajadores de la lengua tropezamos con frecuencia es el de la defensa del idioma¸ como si el castellano fuera víctima de ataques de algún enemigo ignoto y fuera preciso defenderlo como si de molinos de viento se tratara. El enemigo, en este caso, es la introducción de "impurezas" en la lengua, de la penetración de vocablos de otros idiomas, de la corrupción de la lengua. Todos estos son conceptos ajenos a la Lingüística, una ciencia que sólo reconoce una única ley general que es común a todos los idiomas en todas las épocas históricas: la Ley del cambio. Las lenguas, todas las lenguas, están cambiando permanentemente. La pureza y la impureza son pues categorías ajenas a la Lingüística pero, si aun así queremos ver nuestra lengua con esos ojos, tenemos que admitir que si hay algo que el idioma castellano no tiene es "pureza" entendida como muchos la conciben, como la pureza de estar libre del influjo de otras lenguas.Vale la pena recordar aquí de dónde proviene el idioma que hablamos. El español no es otra cosa que un latín con dos milenios de evolución, un latín impuro y corrompido, según los criterios de los puristas.
    Estemos atentos a la norma, usémosla como referencia, como modelo,pero al mismo tiempo movámonos al ritmo de las transformaciones de la sociedad, estemos atentos al cambio lingüístico, que siempre precederá a las normas, a las Academias y a los Diccionarios.

    ResponderEliminar
  171. Tanto quilombo porque le pregunté a Martín qué opinaba del gobierno...
    Era para sacarme una duda nomás, un prejuicio que tengo: simplemente se me hace que Martín no simpatiza con este gobierno, y que esto lo condiciona o al menos lo influye a la hora de tomar posición al respecto del tema que venimos debatiendo.
    Si es taaaaaaaaanto pedir, listo, tema cerrado.

    ResponderEliminar
  172. Como sea que se diga está bien y es lo de menos. Lo importante es que se respete el viejo y querido proverbio:

    "Los presidentes y los pañales deben cambiarse frecuentemente, ambos por la misma razón".

    ¡Arriba Argentina, a ver si aprendemos a votar de una buena vez!

    ResponderEliminar
  173. Profesor:
    Antes que todo quisiera expresar mi sincera admiración. Su elocuencia, conocimiento y su buen uso del lenguaje me hacen desear tenerlo como profesor en un aula.
    Estoy totalmente de acuerdo con su postura en cuanto a la necesidad de regirnos por las normativas del lenguaje. No creo en la aceptación por parte de la RAE de muchas palabras, principalmente anglicismos y mucho menos en la aprobación de palabras como presidenta.
    Con esto dicho, creo que su inteligencia viene un poco cargada de necedad. Espero que no se sienta ofendido por tan fuerte sustantivo. La realidad es que es un mal común entre intelectuales.
    Lo digo porque me parece claro el hecho de ser aceptada la palabra presidenta en todas sus formas por la RAE, lamentablemente. La tan mencionada jefatura de estado es aceptada también. Si no, no apareciese bajo la palabra presidenta. El diccionario no trabaja como usted parece entenderlo. Si algo no es parte de la definición, se obvia.
    No pienso usar la palabra presidenta, pero acepto que la RAE la reconoce.
    Lo felicito por tan interesante debate, tan interesante como para mantenerme leyendo comentarios por una hora. Continúe su excelente trabajo.
    Saludos desde Puerto Rico.

    ResponderEliminar
  174. Estimado Félix, no me ofendo, al contrario. No obstante, aclararé algo que ya fue dicho en los comentarios...

    Mi posición es mostrar que, por desconocimiento, el castellano se habla mal; este es sólo un ejemplo más.
    Expuse "lo que debería ser"; cada uno sabrá si lo usa o no y cómo lo usa.
    Si hay gente que quiere decir y escribir "presidenta", que lo haga; pero ello no significa que esté bien y sea lo correcto en nuestro idioma.
    La RAE es una institución que hace ya muchos años está en falta por cuestiones que son básicas (por ejemplo, aceptar vocablos contrarios a las reglas establecidas para construir el código) y por eso en la nota no la tuve en cuenta; fueron los defensores de "presidenta" quienes trajeron a la RAE al debate.

    Para finalizar, algo básico:
    Para que haya comunicación deben existir... Un mensaje, un código, un emisor, etc. (supongo que ya lo saben todos). Pero en donde se falla es en lo siguiente... Si al código no se lo conoce como corresponde y no se lo utiliza correctamente, el mensaje será distorsionado, mal interpretado o, incluso, no entendido. Por ello, TODOS los códigos tienen reglas. Si a las reglas no se las cumple, el código se desvirtúa y esto trae siempre graves consecuencias.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  175. Para no ser tan abstractos, ¿podría dar ejemplos de los códigos y las reglas que no se respetan y de algunas palabras que a su criterio deberían dejar de figurar en el diccionario?

    ResponderEliminar
  176. F.F. ¿abstractos? Perdón, pero en los comentarios se han dado muchos ejemplos como que cada día se hace más común que la gente no utilice la apertura de la interrogación ni la exclamación y, además, utilizan 2, 3 o más de ellos para cerrarlos. Palabras mal escritas como dotor, seudónimo o sicología.
    Ejemplos hay muchos y las discusiones en diversos ámbitos generan interesantes argumentaciones en favor de diversas posiciones.

    ResponderEliminar
  177. El idioma es dinámico, profesor. No podemos pretender que permanezca inalterado a lo largo de los siglos. Las influencias son a todo nivel y el resultado debe ser considerado más allá de todas las normas. Saludos.

    ResponderEliminar
  178. Félix, lo que usted dice ya fue contestado más de una vez en los comentarios.

    Brevemente:
    El idioma es dinámico y nunca he dicho estar en desacuerdo con ello. No entiendo entonces el por qué insisten con este asunto. Nada que ver.
    Pero que el idioma sea dinámico no significa que se acepte cualquier cosa como, por ejemplo, "dotor" o "alberjas" que surgen de la ignorancia y no de la aparición de vocablos nuevos.
    Otro ejemplo es lo que he contestado en el comentario anterior a este ¿es tan difícil de entender lo que se explica que siguen insistiendo con lo mismo?

    ResponderEliminar
  179. Sí, se puede estar de acuerdo o no con la decisión tomada por la autoridad en la materia, en este caso la Real Academia Española, de incluir ciertas palabras, pero eso no nos habilita para decir "esto no es correcto". Le doy sólo un par de ejemplos que serán suficientes para refutar su argumento: usted dice que dotor y alberja son vocablos inapropiados por surgir de la ignorancia. Con ese criterio, también deberíamos rechazar "setiembre" y "murciélago" por ser también variaciones de "septiembre" y "murciégalo". Puede explicar la diferencia entonces?

    ResponderEliminar
  180. Félix ¿qué diferencia quiere que explique? Claro que "setiembre" y "murciégalo" con incorrectos y surgen de la ignorancia. ¿Qué quiere que explique yo si usted está repitiendo lo que es mi posición?
    Es decir, no entiendo nada de lo que quiere plantearme ¿puede explicarse mejor?

    ResponderEliminar
  181. Sí, le explico con mucho gusto: la palabra murciélago es posterior a murciégalo (del lat. mus, muris, ratón, y caecŭlus, dim. de caecus, ciego), y ambas están registradas en el Diccionario. Lo mismo con "setiembre", y tantas otras que adoptan más de una versión. Por lo tanto, no son consideradas "incorrectas" como usted dice. Como le mencioné antes, esto ya se le ha explicado en varios comentarios. ¿Entiende ahora?

    ResponderEliminar
  182. Félix, sePtiembre no se escribió primero sin la "p". Fíjese en la etimología e historia de la palabra y podrá ver.
    Esto de querer ser lo mismo una cosa que otra y aceptar "lo que venga" es lo que ya expliqué tantas veces... ¿Qué pasa si se acepta cualquier cosa? El código se desdibuja y así el entendimiento del mismo se hace más difícil en vez de hacerlo más fácil.
    Igual pasa con "murciégalo" y la etimología que usted da es para "murciélago"; el otro vocablo fue aceptado creo que en el 2008 con el argumento de ser "utilizado por mucha gente"; en la misma época y con el mismo argumento se aceptó "agora" en vez de "ahora".
    Lo que sucede, según veo yo, es que en esta época cualquier cosa que implique estudiar o un mínimo de esfuerzo es vista como algo malo y entonces se quiere aceptar cualquier cosa. Y bueno, son posiciones, yo tengo la mía, otros tendrán una diferente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  183. Ya a esta altura es más que evidente su dificultad de interpretación, sr. Maglio. En ningún momento dije que "septiembre" era posterior a "setiembre". En cuanto a "murciégalo", le di la etimología para que pudiera comprobar por usted mismo que es la palabra original, pero se ve que la pasó por alto. Si usted busca en el DRAE encontrará que dice:
    murciélago (de murciégalo) ...
    No se desdibuja ningún código, cada quien es libre de elegir una u otra opción porque el idioma es flexible y la Academia se ajusta a esa característica.

    ResponderEliminar
  184. Félix, claro que hay un grave problema de interpretación. Por eso, de mi parte, lo dejo acá no sin antes aclararle que "setiembre" está mal y que la RAE lo haya aceptado es, justamente, una de las cosas que se le critican (no soy sólo yo).
    Respecto de la "flexibilidad" del idioma, usted, como otras personas, parece que siguen sin entender que tal "flexibilidad" nada tiene que ver con aceptar palabras surgidas de la ignorancia y el no tener en cuenta las reglas idiomáticas existentes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  185. A ver si queda claro algo básico...
    Los neologismos surgen cuando el idioma carece de una palabra que describa una realidad nueva.

    Vamos a ver un ejemplo...
    En castellano no existe UNA palabra del tipo verbo que signifique "buscar en Google" (acción). Entonces, que surja "googlear" puede ser discutible para muchos pero no contradice las reglas de la lengua.
    Pero cuando alguien dice "yo sabo" deja bien en claro que desconoce que "saber" es un verbo irregular. En este caso, no se indica que haya creatividad lingüística sino simplemente ignorancia y como adultos tenemos la responsabilidad de corregirnos y enseñarlo.

    Creo que de esta forma queda más clara la posición que tengo respecto de aceptar o no determinadas palabras como algo normal. Una cosa es aceptar neologismos porque hay una necesidad debido a que la lengua no tiene vocablos para algo nuevo y otra muy diferente es deformar los existentes a partir de ignorar el idioma.

    ResponderEliminar
  186. Los neologismos no tienen nada que ver aquí. Lo que estamos tratando es sobre la caída de sonidos que es tan antigua como el lenguaje, pues forma parte de su naturaleza, la cual tiende a simplificar. Asimismo las divergencias ortográficas, inevitables debido a la gran extensión territorial que abarca nuestro idioma.
    Con esto dicho, solo queda por aclarar que lo que cuenta es que todas estas palabras están ya diccionarizadas y por lo tanto quien diga que son incorrectas carece de importancia.

    Otros ejemplos:
    su(b)stantivo => correctos
    o(b)scuro => correctos
    tra(n)sparente=> correctos
    ...y mil más...

    ResponderEliminar
  187. "Los neologismos no tienen nada que ver aquí".
    ¿Ah, no era ese el eje de la cuestión desde que publiqué la entrada? Vaya...

    "Lo que estamos tratando es sobre la caída de sonidos...".
    ¿?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  188. Es notable cómo se escapa por la tangente cuando tiene que reconocer un error. Usted sabe que me refiero a los neologismos que menciona en su comentario, por ejemplo los generados por el desarrollo tecnológico. En cuanto a la simplificación de sonidos, no creo que sea necesario aclarar nada, sólo admitir su necedad. Saludos.

    ResponderEliminar
  189. Félix, lo único que quedó en claro es que usted ha venido a este intercambio para agredir.
    Jamás me escapé de nada y menos de una cuestión tan simple. Y "presidenta" (que es el tema de esta entrada) es un neologismo, guste o no, es así.
    ¿Sonidos, necedad? Si en vez de venir a atacar sin tener argumentos y salir a inventar cosas lo aclarara, podría contestarle.

    ResponderEliminar
  190. Que usted no entienda nunca nada no es mi problema. A buen entendedor, pocas palabras. Creo que los ejemplos que se le han dado son más que suficientes como para que no queden dudas. Por eso, está más que claro que para un necio mil explicaciones no bastan.

    ResponderEliminar
  191. Félix, como guste. A mi no me interesa intercambiar con gente que sólo viene con incongruencias y no se sabe explicar.
    Adiós.

    ResponderEliminar
  192. Félix ha escrito un comentario el 22/02/2011 a las 09:32 am y fue removido a... Insultos, descalificaciones, ataques, etc.

    ResponderEliminar
  193. ¿Y eso? No fue mi intención insultarlo; al contrario, traté de encontrar otra causa a su falta de entendimiento, pero si me equivoqué, sepa disculparme. De todas formas, le sugiero que recurra a ayuda profesional. Adiós.

    ResponderEliminar

Por favor, exprésese educadamente; de lo contrario, el comentario será movido a Insultos, descalificaciones, ataques, etc.
En esa entrada se permite decir lo que se le venga en gana y como quiera.